Rusia cumple su amenaza y corta el suministro de gas a Ucrania

Rusia cumplió este lunes, tras el fracaso de las negociaciones, su amenaza de cortar el gas a Ucrania, que puede afectar también al suministro del resto de Europa y agravar el peor conflicto en el continente desde la Guerra Fría.

Los dirigentes prooccidentales ucranianos tenían la esperanza de encontrar una solución, el domingo por la tarde, en Kiev, para solucionar el desacuerdo energético que les enfrenta a Moscú, mientras el este del país está sumido en un violento conflicto.

Pero el ultimátum expiró el lunes y el gigante semipúblico ruso Gazprom anunció que imponía a Ucrania un sistema de prepago para el gas en el que solo suministraría los volúmenes por los que se haya pagado.

"Naftogaz recibe solo los volúmenes por los que paga. No ha pagado nada, así que [no se suministra] nada", precisó el portavoz de Gazprom, Serguei Kuprianov.

Ucrania confirmó el lunes que Rusia ha reducido "a cero" su suministro de gas, y que sólo transita por su territorio gas destinado a otros países europeos. Pero Kiev "asegurará el tránsito fiable (de gas) hacia Europa", afirmó el ministro ucraniano de Energía,Yuri Prodan.

No obstante, Gazprom también advirtió a Bruselas de que habría "posibles perturbaciones" en el suministro a la Unión Europea si Ucrania se apropiaba del gas que transita por su territorio. Alrededor del 15% de gas que se consume en Europa pasa por esta vía.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, llamó este lunes a Rusia y Ucrania a "hacer un esfuerzo" para llegar a un acuerdo y reanudar el comercio de gas entre ambos países.

Pero Gazprom dio por cerrado el caso. "No hay nada más que discutir" con Ucrania, zanjó el lunes el presidente del gigante ruso del gas, Alexei Miller,

Por su lado, el Comisario europeo de Energía, Guenther Oettinger, advirtió que aunque no habrá problemas de suministro de gas ruso para Europa en las "próximas semanas", sí "tendremos un problema en caso de invierno riguroso".