Solís defiende directriz que restaura conciliación con evasores fiscales

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, defendió este miércoles la directriz que firmó el 28 de mayo y cuya interpretación jurídica, según el ministro de Hacienda, Helio Fallas, derogaría la prohibición de conciliaciones en casos de evasión fiscal.

"Conciliar no es perdonar", expresó Solís en un comunicado de prensa enviado 24 horas después de que él mismo aseguró, en conferencia de prensa, que no existía tal derogatoria.

Horas después de estas declaraciones, el martes en la tarde, el Ministerio de Hacienda envió un comunicado de prensa contradiciendo al mandatario.

La tarde de este miércoles, después de una publicación de AmeliaRueda.com señalando las contradicciones, Solís envió un comunicado de prensa en el que asegura que la directriz no pretende "buscar beneficios que generen impunidad", sino evitar largos procesos y recuperar los recursos en plazos más cortos.

De acuerdo con la nota oficial, la medida "es congruente con la clara política que tiene este gobierno de enfrentar de manera directa la evasión y la elusión" y que "no modifica las obligaciones tributarias pendientes, ni tampoco el Código Tributario".

La directriz que firmó Solís deroga la 30-P de Laura Chinchilla, fechada en el 2012, que pedía a la Procuradoría General de la República hacer que los evasores fiscales pagaran sus deudas e "imponer penas privativas de libertad a quienes incurran en estas conductas reprochables".

Solís firmó dicho la directriz 002-P -que aún no está vigente, pues no se ha publicado en La Gaceta-, junto con su vicepresidente y ministro de Hacienda, Helio Fallas, quien dio reveló la derogatoria en un artículo del Diario Extra, el martes 3 de junio.