Tensión en EE.UU. por cercanía de veredicto en asesinato de joven negro a manos de la policía

JusticiaHabitantes de Ferguson en Misuri, esperan que la decisión del jurado se dé a conocer esta semana

La ciudad de Ferguson, en el estado de Misuri en Estados Unidos, espera con tensión esta semana el veredicto del jurado sobre la suerte de Darren Wilson, el policía blanco que mató al joven negro Michael Brown tras un arresto polémico en agosto, que desató semanas de protestas.

El temor frente a lo que decida el jurado es que resurja la violencia que acompañó las manifestaciones por el asesinato de Brown, quien recibió seis disparos hechos por el policía Wilson el 9 de agosto durante un operativo de arresto cuyas controvertidas circunstancias han exaltado los ánimos.

"Pienso que podría ocurrir lo peor, temo que se pueda repetir lo de agosto", señala Jo Ann Davis, una empleada de la administración local evocando la violencia que se produjo tras la muerte de Brown.

"Estoy aquí para obtener justicia. Si no obtenemos justicia, nadie podrá estar en paz", señaló Ebony un joven de 22 años que dice trabajar en seguridad y que evita dar su apellido.

"Quiero ver que Darren Wilson vaya a prisión", agrega tras señalar que las manifestaciones se mantendrán "hasta obtener que se haga lo justo".

El presidente Barack Obama llamó a la población de Ferguson a mantener la calma y manifestarse en forma pacífica, mientras el FBI ha anunciado el despliegue de unos 100 agentes suplementarios en este suburbio de Saint Louis (Misuri) de unos 21.000 habitantes, en su mayoría negros.

El gobernador de Misuri, el demócrata Jay Nixon, declaró esta semana el estado de emergencia y movilizó a la Guardia Nacional.

Brown, un estudiante de secundaria, murió tras recibir seis disparos de Wilson, poco después que se denunciara un robo en una tienda en el sector. Tras ser baleado, su cuerpo permaneció tirado en la calle durante horas. Su muerte provocó semanas de violencia en la localidad.

Wilson dijo que actuó en defensa propia por temor a ser atacado, aunque testigos sostuvieron que Brown tenía las manos en alto.