No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Tras masacre en secundaria de Florida, crece presión contra fabricantes de armas en EE.UU.

Empresas Hertz, United, Delta  y Enterprise rompieron vínculo con la Asociación Nacional del Rifle 

Señalados con el dedo tras la masacre con un fusil de asalto que causó 17 muertos en una escuela secundaria de Florida, los fabricantes de armas estadounidenses, ya en una situación financiera difícil, empiezan a sufrir la desconfianza de grandes empresas que han empezado a distanciarse.

Bajo la presión popular expresada por los internautas en las redes sociales, las empresas de alquiler de autos Hertz y Enterprise, las compañías de seguros Metlife y Chubb y la sociedad de seguridad informática Symantec ya no quieren seguir asociadas a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso lobby de las armas en Estados Unidos.

El pasado viernes estas sociedades pusieron fin oficialmente a sus respectivas alianzas que, en la mayoría de los casos, consistían en dar ventajas a miembros de la NRA que desearan, por ejemplo, alquilar un auto u obtener un seguro específico.

"Las reacciones de los clientes nos han impulsado a revisar nuestras relaciones con la NRA", explicó en su cuenta de Twitter el First National Bank of Omaha, uno de los mayores emisores de tarjetas de crédito de Estados Unidos.

El viernes el hashtag #BoycottNRA (boicotear a la NRA) fue una de las principales tendencias de la red social Twitter.

"Hay muchas reacciones hostiles" hacia la industria de las armas, explica Jeff Pistole, un vendedor de armas de Arkansas (sur). "Al principio, la gente (fabricantes) decían: 'con Trump de presidente, no tenemos que preocuparnos'" por un endurecimiento del reglamento de las armas.

Trump recibió $30 millones en su campaña de la NRA y es un firme defensor del derecho constitucional a portar armas.

Pero según Pistole, la dinámica cambió tras el tiroteo el pasado 14 de febrero en una escuela secundaria de Parkland (Florida) en el que murieron 17 personas, la mayoría adolescentes.

Tradicionalmente, después de un tiroteo la venta de armas se incrementaba en Estados Unidos por temor de los adeptos de una restricción de la reglamentación, pero la demanda cae enseguida porque las condenas políticas no van seguidas de medidas concretas, explica el vendedor.

Sin embargo, en esta ocasión algunos alumnos que sobrevivieron a la masacre se convirtieron, en muy pocos días, en figuras de un movimiento nacional espontáneo que pide a los legisladores el endurecimiento de las leyes sobre las armas personales.

Bajo esta presión, Donald Trump pidió al departamento estadounidense de Justicia que mejore las verificaciones de los antecedentes psiquiátricos y judiciales de los compradores de armas de fuego, y se declaró a favor de un aumento de la edad legal para comprar algunas armas a 21 año (el atacante de Florida tiene 19).