Tropas ocupan inmensa favela cerca del aeropuerto de Rio de Janeiro, a 70 días del Mundial

Unos 1500 policías y militares ocuparon este domingo, en 15 minutos y sin resistencia, uno de los mayores feudos del narcotráfico de Río de Janeiro, el Complexo da Maré, a casi 70 días del arranque de la Copa del Mundo, en Brasil.

Poco antes del amanecer, un convoy de unos 10 vehículos blindados de la Marina ingresó a este complejo de favelas con 130 000 habitantes, en una zona estratégica que atraviesa los accesos a la ciudad y la ruta al aeropuerto internacional.

"Esta es una propuesta de legado. No es para el Mundial o los Juegos Olímpicos (2016). El Mundial se acaba en un mes, y Maré queda allí", precisó el secretario de Seguridad Pública de Rio, Mariano Beltrame.

Parte de las favelas ya eran controladas desde la semana anterior, cuando la policía arrestó a 57 personas e incautó drogas y armas.

En una de las entradas al Maré, sobre avenida Brasil, unos diez policías del temido Batallón de Operaciones Especiales (Bope), armados hasta los dientes, se adentraron lentamente por las callejuelas desiertas.

Lo propio hizo un puñado de fusileros navales, en este complejo de favelas donde facciones rivales de narcotraficantes hacen la ley desde hace décadas.