No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Estamos llenos de emoción, pero somos cautos, dice padre de exsiameses

​Menores, que fueron separados tras operación de 19 horas, se encuentran en vigilancia en el Hospital Nacional de Niños

Cada vez que los médicos se acercan a los papás de los exsiameses Samuel y Ezequiel Núñez para reportarles sobre un nuevo avance con la salud de los menores, es "imposible que el cuerpo no se llene de emoción", narran los progenitores; sin embargo, aseguran que deben ser cautos con sus sentimientos porque las condiciones pueden cambiar en cualquier instante.

A pesar de es un proceso largo que no tenía muchos expectativas de ser exitoso, el padre de los niños, Stallin Núñez, le dijo a AmeliaRueda.com que se encuentra muy contento de que sus hijos ya estén separados y respondan de manera positiva a los estímulos de los doctores o de ellos mismos.

"Estamos muy contentos de que Ezequiel ya pestañeó, ya hace efectos de succión con su boca, los pies ya los mueve, se acomoda en la camilla, es consciente de que le duele algo, de que lo tocan. Con Samuel, él ocupa más tiempo (...). Ellos están muy bien, pero la condición de un día no puede ser antecedente para el que viene, cada día tienen sus cosas aparte", externó Núñez.

Según comentó el padre, desde un inicio se las autoridades médicas les dijeron que la operación era complicada y que la recuperación aún más, de modo que esto los motivó a prepararse para con confiarse de los avances que presentan los niños.

"Nosotros no podemos lanzar campanadas al aire. Hay una frases que nos identifica 'no hay que contar los pollitos antes de que nazcan', entonces hay que vivir un día a la vez", mencionó el padre de los exsiameses.

El reporte de la directora del Hospital Nacional de Niños (HNN), Olga Arguedas, dice que los menores se encuentran con fiebre, por lo cual tuvieron que prestar más atención para poder tratarlos. De igual manera, afirma que están estables dentro de su condición crítica.

Samuel y Ezequiel nacieron unidos por la cabeza en diciembre de 2015 y superaron con éxito la cirugía a la que se les sometió el pasado viernes 23 de febrero en el HNN. Los menores resistieron durante casi 19 horas en la sala de operaciones mientras se realizaba el proceso de separación de cráneos.

Dicha cirugía fue la primera que se realizó en el país.

Fotografía cortesía de Stallin Núñez.