No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

Más datos

aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

A puerta cerrada y con el eco de protestas, Consejo de Gobierno sesionó en Cartago

​Amenazas de manifestaciones obligaron a inusual celebración del 14 de septiembre en la que Alvarado reiteró la necesidad del plan fiscal

Una tarima vacía y un puñado de sillas sin ocupantes fue el vestigio de lo que tradicionalmente ocupa la celebración del 14 de septiembre en Cartago que bajo amenaza de manifestaciones obligó a cambiar los planes.

En una inusual sesión de este tipo, el Consejo de Gobierno encabezado por el presidente de la República, Carlos Alvarado, tuvo que quedarse entre las cuatro paredes de la Municipalidad del cantón.

Eso sí, el mandatario tuvo la posiblidad de desfilar con su farol rodeado de niños y oficiales de la Fuerza Pública que acordonaron el recorrido.

Ya en ese momento, un disperso grupo de manifestantes comenzaba a apersonarse en los alrededores.

La sesión del Consejo de Gobierno trascendió con habituales anuncios del Poder Ejecutivo para la provincia, quizás el más llamativo fue la presentación del proyecto de la intersección de Taras-La Lima, cual será el primero del país que será de cuatro niveles.

El ministro de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Rodolfo Méndez, aseguró que la obra se licitará el tercer trimestre del próximo año y concluirá a lo largo de la administración.

Otros detalles más llenaron la sesión como el discurso de la estudiante Nazaret Mena que proyectó la Costa Rica del 2050. Su mensaje caló en Alvarado al punto de dejar de lado su discurso escrito para tratar de transmitir, a través de la joven del Colegio San Luis Gonzaga, lo que sentía en la coyuntura actual.

El mandatario relató su interés en llevar al país en la visión futurista de la muchacha, pero también admitió la encrucijada en la que se encuentra con un plan fiscal que es "impopular, polémico pero el correcto".

Alvarado también admitió que se encuentra en un dilema al querer conformar un gobierno nacional pero con tan solo 10 diputados oficialistas en el Congreso que le permita avanzar en su plan.

Finalmente, el presidente concluyó al analizar las diferencias entre su visión y las exigencias sindicales que llevaron a una huelga indefinida que este viernes cumplió cinco años que ambas partes están construyendo lo que quieren para esa Costa Rica del 2050.

Con su mensaje concluyó la sesión y al salir a la tarima, que este año estuvo más alejada del público, fue recibido con clamores de protesta.

Del "miedo, miedo, miedo", "el que no brinca es Carlos", "fuera Edna, fuera Rocío" (ministras de sector Económico y Hacienda respectivamente) hasta "prensa vendida", el repertorio de los manifestantes acompañaron al presidente cuando recibió la antorcha, que horas antes había llegado de Esparza a Cartago en un inédito viaje en helicóptero.

Alvarado no bajó de la tarima, dejó la tea en manos de deportistas que finalmente encendieron el pebetero a los pies de las ruinas en la antigua capital.

Y así terminó la celebración, en medio de un espectáculo de fuegos artificiales que dicipó a los manifestantes y el cual no alzó a ver Alvarado pues volvió a ingresar de nuevo al edificio municipal.