Absorción de Dióxido de Carbono peligra por antigüedad de bosques costarricenses

reforestación​Minae plantea reforestación de áreas forestales donde no haya protección absoluta

La madurez que han alcanzado los bosques costarricenses pone en riesgo uno de los principales beneficios que estos generan al medio ambiente y al ser humano: la absorción de Dióxido de Carbono (CO2).

El ministro de Ambiente y Energía (Minae), Edgar Gutiérrez, comentó que la reforestación es fundamental para evitar que la situación se convierta en un problema en los años venideros.

Ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez

Los expertos en materia ambiental señalan que conforme pasan los años de vida de un árbol, este va perdiendo su capacidad para transformar el CO2 en Oxígeno, el cual posteriormente es aprovechado por los organismos vivos.

Esta sustitución de árboles se podría llevar a cabo solo en aquellas zonas fuera de la protección total que establece la ley como los parques nacionales, aclaró el jerarca.

En estos momento se encuentran evaluando en qué partes del área forestal del país prevalecen los árboles más antiguos, esto con el fin de proceder con un plan de acción.

En esta métrica se está tomando en cuenta las diferencias de captura de CO2 entre los tipos de bosque (húmedo, seco, semi húmedo).

Viceministra de Energía, Irene Cañas

La viceministra de Energía, Irene Cañas, indicó que esta advertencia está contenida en el Informe Bianual de Actualización (BUR, por sus siglas en inglés) de Costa Rica.

Este es un reporte que deben hacer los países miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático sobre el avance en las acciones emprendidas por cada nación.

En este informe se revela que el sector transporte continúa siendo el mayor emisor de CO2 en el ambiente -80 por ciento de los gases de efecto invernadero provienen de éste-, principalmente la flotilla vehicular particular.

El último inventario forestal del Minae reveló que al 2014 Costa Rica cuenta con una masa territorial de bosque del 53 por ciento.

El crecimiento de la cantidad de CO2 en la atmósfera se traduce en un aumento en la temperatura, es decir, uno de los detonantes del cambio climático.