No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Abstemios, así como los grandes bebedores, son más propensos a la demencia, revela estudio

Loa hallazgos de la investigación  "no deberían motivar a las personas que no beben para que comiencen a tomar", señalan los expertos

Las personas que han dejado de beber alcohol durante décadas corren un mayor riesgo de demencia a una edad avanzada que los bebedores moderados, según un nuevo estudio.

Los abstemios a largo plazo tenían aproximadamente un 50 por ciento más de probabilidades de sufrir Alzheimer u otra forma de enfermedad neurodegenerativa, informaron científicos en el BMJ, una revista médica, este miércoles.

Con el consumo excesivo de alcohol, sin embargo, la demencia se hizo aún más frecuente, aunque por diferentes razones.

A diferencia de investigaciones anteriores, el estudio no encontró un vínculo entre la abstinencia y una esperanza de vida más corta, en comparación con los bebedores ocasionales.

Los resultados se basaron en una revisión de registros médicos en lugar de los ensayos clínicos más rigurosos científicamente utilizados para evaluar nuevos medicamentos, y el número de casos examinados fue relativamente pequeño.

Pero los sorprendentes resultados son robustos y deberían impulsar a los ensayos financiados por el gobierno a evaluar "el posible efecto protector del consumo de alcohol ligero a moderado sobre el riesgo de demencia", comentó Sevil Yasar, profesor asociado de la Facultad de Medicina John Hopkins, quien no estuvo involucrado en el estudio.

Al mismo tiempo, advirtió el estudio, los hallazgos "no deberían motivar a las personas que no beben para que comiencen a tomar debido a los conocidos efectos perjudiciales del consumo de alcohol para la mortalidad, los trastornos neuropsiquiátricos, la cirrosis hepática y el cáncer".

En todo el mundo, alrededor del siete por ciento de las personas mayores de 65 años sufren de algún tipo de demencia, un porcentaje que aumenta al 40 por ciento por encima de los 85 años. Se espera que el número de afectados se triplique para el año 2050.

La investigación, dirigida por Severine Sabia en el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica, también encontró que, entre los bebedores moderados, el consumo de vino se correlacionaba con un menor riesgo de demencia que la cerveza o los licores, como el whisky, la ginebra o el vodka.