No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Acceso desigual de partidos a deuda política abre puerta a financiamiento irregular, señala analista

 ante falta de recursos

El acceso desigual a la deuda política de los partidos que participan en procesos electorales los deja en peligro de financiamiento irregular, aseguró este lunes en el programa Nuestra Voz el analista Vladimir de la Cruz.

El historiador indicó que el sistema actual deja sin recursos a las agrupaciones pequeñas haciéndolas proclives a mecanismos ilegales para enfrentar las campañas previo a comicios.

"El sistema político electoral está hecho para que los partidos sean financiados de manera irregular, de manera corrupta, con posibilidades de que el narco también participe en eso o para que algunas personas hagan grandes fortunas a cuentas del proceso electoral", criticó el analista.

De la Cruz señaló que las agrupaciones deberían tener igual acceso a la deuda política para evitar la injerencia de privados dentro del proceso de financiamiento, situación que mejoraría los controles que tienen las autoridades competentes.

El Código Electoral establece que para elecciones nacionales el dinero que le corresponde a cada partido dependerá de la cantidad de votos que logre conseguir. Por lo general, son las asociaciones políticas tradicionales las que consiguen mayor apoyo al contar con una maquinaria de campaña más consolidada.

En ese sentido el sistema de financiamiento actual pone en peligro a los partidos pequeños de caer en mecanismos ilícitos como el lavado de dinero.

"El presupuesto nacional dedicado para la campaña electoral perfectamente puede ser administrado de una manera tal que impida por todos los medios que se puedan dar donaciones y platas de nadie, ni de personas ni de sociedades nacionales o extranjeros a ningún partido político si esa plata se distribuyera en proporción al número de votos de los partidos políticos", sugirió el analista.

La Asamblea Legislativa aprobó una rebaja al monto destinado para la deuda política, la cual se definió en 0,11 por ciento del producto interno bruto (PIB) del año tras anterior al electoral. Anteriormente era del 0,19 por ciento.

Con esa reforma, el dinero definido para los comicios electorales del 2018 es de ¢25.029.906.960.