Acusan a granjeros franceses de torturar a patos y gansos

La alimentación forzada de patos y gansos, a la que recurren granjeros de Francia, los tiene bajo la lupa.

Defensores de los animales los acusan de tortura, al alimentarlos forzosamente con maíz durante 12 días.

El objetivo es que los hígados de estas aves se utilicen para la producción de foie gras, un manjar en la alta gastronomía.

Francia produce tres cuartas partes del foie gras que se consume en el mundo. Los activistas exigen que se frene la alimentación forzada.