¿Adónde van las mascotas?

“Nos hemos ido dando cuenta cómo mueren poco a poco y misteriosamente. Sigo sin entender por qué”, confiesa Ariel Arburola.

“Las están matando. Es mi percepción y la de muchos en el medio” sostiene tajantamente Carlos Redondo, el socio creativo de Arburola.

Experimentados diseñadores, Arburola y Redondo han sido "padres" de personajes corporativos que hoy están enterrados.

Y es que como ellos cuentan -con conocimiento de causa-, en los últimos años el mundo publicitario parece estar masacrando a “la mascota” como símbolo de las marcas.

Y para que no desaparezcan en el olvido es que Ariel y Carlos, fundadores del estudio creativo Osopez, decidieron convertir en piezas de museo a algunos personajes publicitarios. Como ellos mismos reconocen, la exposición es una suerte de homenaje.

"FUNDREDIMAS: Los Personajes Corporativos más importantes de Costa Rica" " se exhibirá del 13 al 15 de marzo como parte del Festival Internacional del Diseño, en La Casa del Cuño, en la antigua Aduana. Una versión amplificada se podrá disfrutar del 12 de marzo al 11 de mayo, en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC).

Para la directora del MADC, Fiorella Resenterra, la exposición tiene un valor que trasciende lo lúdico y emotivo y es "el valor excepcional para darle un nuevo enfoque a la investigación del diseño nacional, así como el documento generado, a modo de catálogo, que permanecerá impreso como memoria de contenidos de diseño social más allá de la estética."

Ese documento que menciona Resenterra es un libro de 110 páginas a todo color, en el que se catalogarán los personajes corporativos costarricenses más relevantes desde la mitad del siglo pasado hasta la fecha. Estará a la venta tanto en la muestra como en puntos de venta posterior a la misma.

¿Será que simplemente la mascota ya no genera? ¿Ya no vende? Ariel y Carlos sugieren todo lo contrario. Ambos aseguran que las mascotas publicitarias son un recurso más amigable para acercar al consumidor con determinado bien o servicio. Las mascotas, agregan, facilitan el mensaje cuando las marcas son demasiado serias o brindan servicios que pueden suponer desconfianza o apatía en los consumidores.

Ambos coinciden también en que a la mascota no solamente hay que revivirla y redimirla. A las mascotas hay que celebrarlas.

Redondo asegura: “Queremos que el medio publicitario vuelva a creer en la mascota como una herramienta importante para que vuelva a tomar fuerza.” Y vaya que les ha tomado tiempo y trabajo...

Fotografía de Valeria Rodríguez