Drenaje ácido en taludes de la ruta 27 causan inestabilidad en el terreno, concluye Lanamme

problema​Laboratorio de la UCR afirma que situación era previsible y que la responsabilidad recae en la concesionaria Global Vía

La inestabilidad de varios taludes en la ruta 27 hacia Caldera se debe principalmente al drenaje ácido de las rocas, el cual se produce por la oxidación de las piedras con minerales metálicos, características de la zona.

Este es uno de los principales hallazgos de un estudio realizado por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) para determinar cuáles son los problemas que se presentan en los taludes.

Coordinador de la Unidad de Puentes de Lanamme, Roy Barrantes

El coordinador de Puentes del Lanamme, Roy Barrantes, explicó que los principales inconvenientes ocurren entre el kilómetro 37 y el puente sobre el río Salitral de la ruta 27.

De acuerdo con el experto, esta es una situación previsible, por lo que la responsabilidad por la inestabilidad de los taludes es de la concesionaria Global Vía.

COORDINADOR DE LA UNIDAD DE PUENTES DE LANAMME, ROY BARRANTES

"Lo que queremos es que el concesionario haga las acciones específicamente para atender esto, ya que las que se han hecho hasta ahora no están solucionando el problema, se enfocan más bien en retardar el efecto", detalló Barrantes.

Cuando se han presentado inconvenientes con los taludes la concesionaria ha colocado mallas metálicas y cementos, sin embargo el "agua ácida" que se desprende de las rocas carcome los materiales.

El estudio será remitido a la empresa encargada de la vía para que aplique las medidas correctivas correspondientes.

Barrantes señaló que esta condición en algunos tramos de la ruta 27 es común. En reiteradas ocasiones la ruta hacia Caldera ha tenido que cerrar completamente la carretera debido a la caída de material a causa de la poca estabilidad de los taludes.