Al menos 120 muertos por primeros ataques de EE.UU. a Estado Islámico en Siria

ofensivaBombardeos aéreos también dejaron 300 heridos, según organización de derechos humanos

Al menos 120 muertos dejaron los primeros ataques áereos de Estados Unidos y sus aliados contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Siria, abriendo un nuevo frente de combate contra esa organización yihadista.

Los bombardeos causaron la muerte de 70 combatientes del Estados Islámico y 50 de Al Qaida. También dejaron 300 heridos, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Mientras, el primer ministro francés Manuel Valls, declaró este martes que Francia no mantendrá "ninguna discusión, ninguna negociación" y que "no cederá al chantaje de los yihadistas".

Francia es hasta ahora el único país que se había unido a Estados Unidos en sus operaciones contra los yihadistas en Irak.

Estados Unidos también atacó posiciones del grupo Jorasan, afiliado a Al Nosra, la rama siria de Al Qaida, en el oeste de la provincia de Alepo, indicó el departamento de Defensa estadounidense.

Los bombardeos provocaron la huida de civiles, indicó el OSDH.

Se trata de la primera intervención de Estados Unidos y sus aliados desde marzo de 2011 en Siria, donde el EI, combatido por el gobierno y una parte de los rebeldes ocupa territorios fronterizos con Irak y Turquía.

Cuatro países árabes del Golfo -Bahréin, Catar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Jordania- participaron en los bombardeos, confirmó una fuente del Pentágono.

En el ataque participaron aviones caza, drones y bombarderos, mientras que navíos estadounidenses dispararon desde las aguas internacionales del Mar Rojo y el Golfo 47 misiles Tomahawk, indicó el Pentágono.

Los bombardeos apuntaron a sitios de entrenamiento, centro de comando, bases, depósitos y vehículos armados en las regiones de Raqa (norte), epicentro del poder de EI, de Deir Ezzor (noreste), de Hassaka (noreste) y Bukamal (norte), según la misma fuente.

En los últimos días, el EI tomó el control de 60 localidades cerca de esa ciudad, provocando el éxodo de más de 130.000 kurdos sirios hacia Turquía, según Ankara.

En la víspera de los ataques, el EI había lanzado un llamado a los musulmanes a matar "sea como sea" a ciudadanos de los países que integran la coalición internacional contra el yihadismo, en particular Estados Unidos y Francia.