Alemania no se despeina

Alemania 1 - Francia 0

Gol: Mats Hummels (13”)

Los alemanes hacen parecer fácil cualquier cosa. Francia llegó con diez goles anotados a este partido de cuartos, un poderío goleador intimidante. Alemania con nueve pero con partidos más complicados y desgastantes. Un gol de cabeza de Mats Hummels al minuto 13 (jugada de balón detenido cobrada milimétricamente por Toni Kroos) fue suficiente para los hombres de Jogi Low.

En adelante, supieron administrar el partido. Apretar por aquí, soltar por allá. La Selección de Francia se vio claramente por debajo del nivel de su rival. Al minuto 30 del segundo tiempo, la banca de los franceses estaba a punto de doblar los chalecos y enrollar las medias. En términos de actitud, Francia ya había entregado el partido.

El partido había iniciado más o menos igual. Alemana dominaba el partido pero las opciones más claras de gol fueron de los franceses. Mathieu Valbuen era (y lo iba a ser por todo el tiempo que estuvo en la cancha del Maracaná) el empuje turbo de los galos. El y Antoine Griezmann le sirvieron bandejas a Benzema que negó el gol dos veces (le faltaba una más).

Y listo, vino el tiro libre de Kroos, el gol de Hummels y el partido entraba en el territorio alemán del que no iba a salir nunca más.

Evra, Valbuena, Matuidi trataban de entrar por los costados, en embates franceses que los germanos cancelaban con señorío. No iba a servir esa estrategia y lo iban a entender demasiado tarde.


En un momento, como imagen simbólica de lo que iba a ser el triunfo alemán, Philip Lahm devolvió ¡de cabeza! a Neuer un balón centrado al área por los franceses.

Nada más iba a suceder en el primer tiempo y el segundo sería peor. Francia levantó un poco pero con permiso de Alemania. El espectáculo, desde afuera, no admitía discusión. Las líneas de la zaga alemana no tenían fisuras. Las líneas de la ofensiva francesa no tenían confianza.

Tarde vinieron los cambios del DT francés Didier Deschamps. Tarde y -si se nos permite- equivocados. Defensa por defensa (Sakho por Koscielny) y luego el mejor hombre francés, Valbuena, por un errático Giroud. Funcionó el tercero, Remy por Cabaye, pero ya cuando encendían las turbinas los aviones que los llevaría de regreso a Francia.Bnezemá fallaría su tercera vez frente a Neuer al minuto tres de reposición. Y listo.

Au revoir, Francia. Alemania ganó sin despeinarse y espera al ganador del gran duelo de esta tarde: Brail-Colombia.