Alice Munro, ganadora del Nobel de Literatura, la gran ausente en librerías locales

Alice Munro nunca ha sido una escritora fácil, pero en Costa Rica es prácticamente "imposible". Ahora que se acaba de consagrar con elPremio Nobel de Literatura 2013, quizá aún tengamos esperanza.

En primer lugar, están las razones estrictamente literarias: sus narraciones exigen un lector comprometido, coautor de la escritura. En segundo lugar, las razones prácticas: en Hispanoamérica, las traducciones de sus cuentos, relatos y novelas no comenzaron a circular hasta principios de los años 90. Sin embargo, los lectores locales ven agravada su relación con la escritora canadiense por la sencilla razón de que, aunque posee unos 14 títulos, en Costa Rica, la carrera literaria de Alice Munro no ha hecho más que arrancar.

Al día de hoy, entre cinco librerías consultadas (Duluoz, Universal, Nueva Década, Lehmann y la Internacional) solo las dos últimas tienen algo que ofrecer de Munro. Cinco títulos entre ambas.

Por el momento, los únicos títulos disponibles en el país son Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio y Secreto a voces (Lehmann) y Amistad de juventud y La vida de las mujeres (Internacional). En inglés, esta última librería ofrece The Progress of Love /Death by Landscape, que incluye dos relatos: uno de Alice Munro y otro de su compatriota, Margaret Atwood.

Las librerías consultadas aseguraron que muy pronto tendrían, si no toda, al menos parte de la obra de Munro disponible en español.

Pese a la falta de popularidad en Costa Rica de la autora canadiense, la noticia del galardón fue celebrada por la comunidad literaria del país, especialmente por los escritores y críticos más jóvenes. Varios de ellos reflexionaron sobre los aportes de Alice Munro a la narrativa universal:

Karina Salguero, directora creativa de la reciente Feria Internacional del Libro de Costa Rica:

"Alice Munro ejerce el oficio de escritora. Escribe historias cortas, agudas, lapidarias. No contamina con finales idílicos... diría yo que tampoco construye finales. Los cuentos siempre se leen seguidos, o al menos yo nunca cambio el orden. Se merece el Nobel de Literatura no por ser mujer, sino por ser mejor. Hay que leerla a ella de la misma forma que ella nos lee a nosotros (nunca nosotras)".

Warren Ulloa, Premio Aquileo J. Echeverría en novela, 2011:

"El Premio Nobel a Alice Munro me alegra por varias razones, primero: el género cuento, donde es una maestra, estará de nuevo de moda. Segundo, es una mujer. Tercero, canadiense. Y cuarto, señoras y señores, estamos ante la mejor cuentista contemporánea: su visión aguda, la sensibilidad que posee para abordar a la mujer en su vida cotidiana y hacer historias épicas, es impresionante. En lo personal, me satisface más este Nobel que el de Vargas Llosa".

Carla Pravisani, Premio Aquileo J. Echeverría en cuento, 2012:

"Lo que a mí me parece genial de su literatura es la capacidad que tiene de mirar de manera despojada, en el sentido de que su literatura es como ver un cuadro de Vermeer, totalmente naturalista. Tiene una forma de ver completamente al ser humano, sin establecer críticas sobre lo mirado... esaa manera tan extraordinaria que tiene de retratar las relaciones y la familia sin establecer un juicio en su trazo”.

Gustavo Chaves, poeta y crítico literario, propietario de Libros Duluoz:

"Considero que es tan relevante un Premio Nobel por cuento, pues es un género que tanto editoriales como lectores tienden a relegar, como por el hecho de que sea mujer. Son apenas 13 mujeres entre más de 100 hombres ganadores. De lo que he leído de ella, lo que me fascina es que es una escritora plenamente moderna pero al mismo tiempo ancestral, por eso de escribir desde un lugar pequeño, rural. La suya tiene toda la estructura de la gran narrativa. Su obra nos confirma que todavía podés escribir un gran cuento sobre la familia de al lado, y eso me parece liberador y refrescante. A veces no cuenta nada, pero sentís que conocés a la gente sobre la que escribe. Su narrativa es muy envolvente".

Irene Morales, comunicadora y Viceministra de Juventud:

"Si hay algo que me encantó de las historias de Alice Munro es su capacidad de contar historias sutiles a partir de personajes muy bien construidos, y por eso creíbles y cautivadores".