No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Alto jefe del OIJ investigado por presunta fuga de información es suspendido tres meses​

​Tribunal de la Inspección Judicial giró medida cautelar contra el Subjefe de Investigaciones Criminales

El subjefe del Departamento de Investigaciones Criminales del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Luis Guillermo Fonseca Herrera, fue suspendido tres meses con goce de salario mientras sigue en curso una pesquisa en su contra por supuestamente filtrar información sobre un allanamiento.

La separación del cargo corresponde a una medida cautelar girada por el Tribunal de la Inspección Judicial, el cual investiga al funcionario para determinar si le avisó al fiscal adjunto contra la Delincuencia Organizada, Francisco Fonseca Ramos, que iban a allanar la casa de su suegro.

Inicialmente, la Inspección resolvió, como medida cautelar, que Fonseca Herrera fuera trasladado a otra delegación mientras se investigaba, decisión que fue aprobada por el Consejo Superior del Poder Judicial el 17 de agosto anterior, por lo que él fue enviado a laborar como jefe de la delegación del OIJ de Guápiles, en Limón. Sin embargo, el 20 de octubre, dos meses después, resolvió cambiar la medida a una suspensión que inició siete días después, el 27 del mismo mes.

Según consta en el acta de la sesión Nº 99-17 del Consejo Superior, que se llevó a cabo el 31 de octubre, Fonseca Herrera envió un recurso de consideración al Consejo para ser reinstalado en su puesto. En él alegaba que, debido a que la prueba testimonial ya había sido recopilada, era "irracional e insostenible" que la Inspección Judicial señalara que él podía entorpecer la investigación si se mantenía en su cargo en la sede central de San José.

Asimismo, manifestó que se violentan sus derechos laborales porque fue enviado a un puesto de menor rango en Guápiles. También indicó que su hijo está en un estado de vulnerabilidad, pues tiene un problema de salud que requiere citas médicas constantes en San José, y al estar en Guápiles le genera a él un desarraigo.

No obstante, el Consejo Superior rechazó el recurso de reconsideración al considerar que al haber sido suspendido quedaban sin efecto las afectaciones.

Lo investigado

La supuesta información que el subjefe del Departamento de Investigaciones Criminales del OIJ filtró al fiscal Fonseca Ramos corresponde a un operativo policial del pasado 9 de agosto, en el que fue detenido un abogado de apellidos Martínez Fuentes, a quien se le señala ser el notario de un grupo criminal que realizaba estafas en la adquisición de propiedades y vehículos.

Martínez Fuentes, de 64 años, y quien ahora descuenta seis meses de prisión preventiva, también es el padre de quien laboraba como fiscal adjunta de Limón, Karolina Martínez Solano. Ella está casada con el fiscal Fonseca Ramos. Asimismo, un hijo del imputado laboraba en la Fiscalía realizando suplencias en diferentes partes del país. A este último también se le investiga en la Inspección Judicial por extraer expedientes y llevarlos a su casa.

Tanto el fiscal Fonseca Ramos, como su esposa la fiscal Martínez Solano, fueron separados de sus puestos por resolución del Consejo Superior, pues a ella se le abrió una causa penal por los delitos de lavado de dinero, fraudes y uso de documento falso en el traspaso de propiedades.

Recientemente Ramos fue trasladado a la Oficina de Defensa Civil de la Víctima, mientras que Martínez fue enviada a la Oficina de Atención a Víctimas y Testigos del Ministerio Público.

Quien le abrió ese expediente penal a la fiscal adjunta de Limón y denunció la supuesta falta cometida por el subjefe del Departamento de Investigaciones Criminales del OIJ fue la actual fiscala general de la República, Emilia Navas Aparicio, quien para ese momento ejercía como jefa de la Fiscalía de Fraudes.

El alto jefe del OIJ también presentó un recurso de amparo con el objetivo de ser reinstalado en su puesto, pero fue rechazado por la Sala Constitucional el pasado 5 de setiembre.