En OEA, Alvarado insta a Nicaragua a cumplir llamado de Comisión Interamericana de Derechos Humanos

pronunciamiento​Presidente indicó que es necesario dar signos claros de voluntad de diálogo y compromiso con un cronograma de trabajo

La preocupación de Costa Rica ante la crisis que vive Nicaragua desde hace dos meses volvió nuevamente a surgir esta vez en boca del propio presidente de la República, Carlos Alvarado, quien instó al gobierno de esa nación a cumplir con las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El Mandatario mostró su posición este martes durante su intervención ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde convocó al sistema a tomar decisiones desde el multilateralismo.

"La situación en el hermano país de Nicaragua es para los costarricenses un motivo diario de consternación, nos unen a ese pueblo lazos históricos, económicos y familiares. Estimamos positivo que el tema se haya abordado en una reciente declaración de la OEA, pero resulta indispensable que el gobierno de Nicaragua cumpla con las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pese al llamado internacional la situación de Nicaragua sigue agravándose cada día", manifestó el Gobernante.

El pasado 1 de junio, la Comisión pidió al gobierno nicaragüense desmantelar los grupos parapoliciales que reprimen a los manifestantes así como proteger el derecho a la protesta pacífica.

En un avance que ofreció el pasado 6 de junio el relator especial para la CIDH, Edison Lanza, denunció que el 99 por ciento de los medios de comunicación en Nicaragua son controlados por el gobierno de Daniel Ortega, por lo que instaron a la pluralidad de fuentes de información para garantizar la libertad de expresión y prensa.

Alvarado también hizo hincapié en la salida al conflicto mediante las negociaciones, las cuales fueron suspendidas debido a que la iglesia católica nicaragüense como mediadora consideró que no se estaban dando las garantías mínimas para dicho fin.

"A pesar de los esfuerzos de la Conferencia Episcopal, el diálogo continúa suspendido y se siguen sumando muertes a esta muy difícil situación. Se requieren signos claros de una verdadera voluntad de diálogo y compromiso con un cronograma de trabajo", externó el presidente costarricense.

Durante su intervención en la OEA, Alvarado señaló que permanecen vigilante a otras situaciones que acontecen en el continente como en Venezuela, donde hay preocupación por la situación institucional y humanitaria en medio de unas recientes elecciones carentes de legitimidad.

El Mandatario dedicó parte de su discurso a señalar los retos que tiene en camino Costa Rica en materia de descarbonización de la economía, combate a la desigualdad y lucha por la igualdad de género.