Angustiosa búsqueda de 43 estudiantes mexicanos desaparecidos tras tiroteo a buses

rastreo​Familiares tocan infinidad de puertas de casas mostrando fotos de los jóvenes en el peligroso estado de Guerrero

Desesperados familiares de 43 estudiantes mexicanos tocaron este miércoles infinidad de puertas de casas mostrando fotos de estos aspirantes a maestros desaparecidos tras una serie de tiroteos contra los autobuses en los que viajaban la semana pasada por el peligroso estado de Guerrero.

Acompañados por militares y policías, los familiares se abrieron paso entre campos con espesas y altas hierbas para examinar barrancos, terrenos baldíos y aldeas al sur de la ciudad de Iguala, donde los estudiantes fueron vistos por última vez.

Autoridades estatales han expresado que sospechan que policías de Iguala sostienen un pacto ilícito con narcotraficantes, lo que ha acentuado el temor sobre el destino de los estudiantes. En México 80.000 personas han muerto y 22.000 han desaparecido desde 2006 a raíz de la violencia generada por el narcotráfico.

"Buenas tardes, estamos buscando a nuestros familiares que desaparecieron el fin de semana. Esperamos que puedan ayudarnos con información", explicó a dos criadores de cerdos Meliton Ortega, tío de uno de los desaparecidos de 17 años.

"Vamos a buscar hasta que reaparezcan", comentó Epifanio Álvarez, padre de uno de los estudiantes de 19 años.

La fiscalía regional arrestó a 22 policías municipales por presuntamente abrir fuego contra tres autobuses, una acción que dejó un saldo de tres estudiantes muertos.

Los uniformados también están acusados de disparar contra un taxi y otro autobús que transportaba a un equipo de fútbol de tercera división en las afueras de Iguala, lo que resultó en la muerte de otras tres personas.

Los desaparecidos estudiaban en una escuela rural para maestros de la localidad de Ayotzinapa, cerca a la capital estatal, Chilpancingo.

Un estudiante que sobrevivió al tiroteo de los uniformados aseguró que vio unos 30 o 40 estudiantes en autos de la policía después de los disparos.

Funcionarios judiciales que investigan el caso, han declarado que las cámaras de vigilancia de la zona captaron patrullas que llevaban civiles.