Ante falta de liquidez, Yanber pide a acreedores 10 años para pagar deudas y seguir operando

procesoEmpresa solicitó el 28 de mayo al Juzgado Concursal I Circuito Judicial de San José la apertura de un proceso de Convenio Preventivo

La empresa costarricense Corporación Yanber S.A. gestiona desde hace una semana ante los tribunales la apertura de un convenio preventivo, que le permita reorganizar y renegociar las deudas con sus acreedores financieros en un plazo de 10 años para evitar el cierre de operaciones, iniciadas en 1953.

La medida se toma ante la falta de liquidez y la "difícil situación financiera" que enfrenta la compañía, a razón de inversiones que no han generado las utilidades inicialmente planificadas y por la ventaja que uno de sus competidores tiene en la producción de empaques para racimos de banano.

Así lo refleja el expediente 15-000008-0958-CI que Corporación Yanber S.A., Fomento Agrícola del Atlántico S.A. presentó el pasado 28 de mayo ante el Juzgado Concursal del I Circuito Judicial de San José, documento al cual AmeliaRueda.com tuvo acceso.

Yanber, especializada en plásticos para la agricultura, entre otros, solicita que se le permita "continuar con el desarrollo de su actividad productiva y comercial, y que en cuanto al principal adeudado se le conceda un plazo mínimo de 10 años para pagar los pasivos, con tres años de gracia, es decir, que la empresa empezará a amortizar el principal adeudado a partir del cuarto año".

abogado de Corporación yanber S.a., francisco luis vargas

El abogado a cargo del caso, Francisco Luis Vargas, enfatizó que Yanber quiere seguir operando y que este convenio preventivo es un recurso legal para reestructurar el pago de sus deudas.

"Es un proceso que busca evitar una enfermedad que es la quiebra, que busca evitar ese mal para seguir operando y superar una crisis como es la que está sufriendo la empresa", agregó.

Adicionalmente, mediante un comunicado de prensa, Yanber manifestó que su intención es "honrar todas sus obligaciones y compromisos con sus clientes, acreedores y colaboradores", y aseguró que actualmente se encuentra al día con el pago de servicios públicos, planilla, cargas sociales y otras obligaciones con el Estado.

Posibles despidos

El documento legal presentado por Yanber ante el Juzgado Concursal señala en el quinto punto que para estabilizar sus operaciones la empresa "iniciará un proceso intensivo de reingeniería y de reducción de gastos operativos, entre otros, mediante la reducción de personal y el incremento de la producción fuera del país".

Vargas dijo que el recorte de personal "es una posibilidad" para reducir gastos. "Una de las cosas que pueden pasar es que haya algunos despidos", explicó.

La empresa, que emplea a unas 520 personas en dos distintas plantas en el país, conformó un fideicomiso que contiene recursos suficientes para garantizar el pago del 70 por ciento de las cesantías de los 600 colaboradores y en dos meses espera completar el 100 por ciento de las liquidaciones, como medida para dar seguridad a sus trabajadores en caso de que no se pueda lograr un acuerdo con los acreedores.

Ante el Juzgado Concursal, la corporación se compromete a hacer todos los esfuerzos necesarios para incrementar las ventas y aumentar el ahorro con miras a sanear sus finanzas.

En el sumario, Yanber explica que a mediados del 2012 otra firma -competencia directa en el mercado- inscribió ante el Ministerio de Agricultura y Ganadería la molécula BUPROFESINA.

Esa situación, reza el expediente, le otorgó a la competencia, la exclusividad en el uso de esa molécula en los empaques para racimos de banano para el control de la cochinilla, lo que se tradujo en una reducción "sensible" en las ventas de Yanber que pudieron superar hasta diciembre del 2013.

El escrito también argumenta que aunado a la caída en las ventas, otros factores negativos que afectaron a la empresa son los altos costos de la mano de obra, las cargas sociales y los servicios públicos.

La combinación de estos factores finalmente derivó en que al cierre de mayo del 2015 "no se contara con el flujo de caja libre necesario para pagar oportunamente las operaciones bancarias y los gastos operativos requeridos por la organización, lo que evidentemente constituye una situación económica y financiera difícil".

El abogado y contador público, Álvaro Ramos, explicó que el proceso de convenio preventivo permite que la empresa y los acreedores se reúnan ante un juez para definir la estrategia de pago que se seguirá, lo cual incluye discutir el plazo.

Es un proceso que permite rescatar a una empresa en un periodo establecido, aseguró el especialista.

abogado y contador público, álvaro ramos

El convenio preventivo de cancelación de pago a acreedores es una figura legal que pueden utilizar las empresas para renegociar sus deudas y que se contempla en el artículo 715 Código Procesal Civil.

El abogado de Yanber dijo que el monto de la deuda de la empresa con los acreedores se debe definir ante el Juzgado y que no existe un plazo definido para finiquitar la negociación con las entidades a las que se les debe.

Crisis anunciada

Yanber es una empresa con 65 años en el marcado costarricense, que exporta el 50 por ciento de su producción a otros países y cuenta con unos 400 clientes.

El 25 de agosto del 2014, el gerente general de Yanber, Samuel Yakelewitz informó que la firma costarricense trasladaría una parte de su producción de plásticos y empaques a Nicaragua, con costos de producción más bajos, y despidió a 180 personas en esa oportunidad.

Yankelewitz, quien fue presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), achacó, en esa oportunidad, la decisión a los altos costos de planilla y cargas sociales que afectan a las empresas en el país y sumó los altos costos de la electricidad.

Además de la situación que enfrenta Yanber, el pasado 5 de febrero Incesa Standard anunció el cierre de su planta de manufactura y el despido de 150 personas, también la fábrica nacional Jack's informó sobre el traslado del 50 por ciento de sus operaciones a otros países y el cese de 150 colaboradores.