No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Presupuesto nacional recibe primer debate sin recorte en deuda política

Diputados señalan como insuficientes los ¢9 billones aprobados para la próxima administración

La mayoría parlamentaria aprobó este lunes en primer debate el Presupuesto Nacional correspondiente al 2018 sin incluir el recorte del 50 por ciento a la deuda política que se planteó para trasladarlo a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

En total, se avaló una partida de ¢9 billones, la cual es considerada como insuficiente por algunas fracciones para la administración que suceda a la actual.

51 miembros del Congreso acogieron el dictamen de minoría planteado por los partidos Liberación Nacional (PLN) y Unidad Social Cristiana (PUSC) donde se excluyó la propuesta de trasladar parte de la deuda política a la atención de los efectos que dejó la tormenta tropical Nate.

Pese a la intención de un grupo de legisladores, el propio Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) señaló que no era posible realizar el recorte debido a que es un dinero definido por ley para las agrupaciones que participan en las elecciones nacionales.

El diputado del PLN, Rolando González, celebró que se avalara en primer debate un proyecto apegado a la constitucionalidad y que se respetara el criterio del órgano electoral.

"Se detiene un acto de populismo de utilizar fondos utilizados por el Tribunal y hacerle creer a la ciudadanía que se pueden trasladar a la Comisión Nacional de Emergencias", señaló el congresista.

El monto para la deuda política de este año corresponde al 0,11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del año tras anterior al electoral, lo cual se calculó en ¢25mil millones. En la comisión de Asuntos Hacendarios se había dictaminado de manera positiva una moción para trasladar el 50 por ciento a la CNE.

De acuerdo con el criterio emitido por el TSE, se debe definir el monto que le corresponde a cada partido - que resulta de la cantidad de votos que recibe cada agrupación en los comicios- a partir de lo ya avalado y no sobre la mitad.

Lo anterior quiere decir que aunque se hubiese trasladado parte del dinero a la CNE, el Congreso tendría posteriormente que reponer los recursos totales por medio de una partida extraordinaria, y así impedir eventuales demandas por parte de los tenedores de bonos y las propias agrupaciones.

El presupuesto de ¢9 billones ha sido criticado por diferentes bancadas al señalar importantes vacíos que paralizarían la labor de la siguiente administración.

González señaló que el próximo gobierno tendrá que solicitar una partida extraordinaria para poder sobrevivir durante su primer año.

Por su parte, el diputado del Partido Alianza Demócrata Cristiana (PADC), Mario Redondo, añadió que existen grandes vicios en lo enviado por el Poder Ejecutivo, principalmente para el tema de deuda pública.

El presupuesto debe recibir segundo debate antes del 30 de noviembre.