Araya propone programa para ofrecer vivienda a clase media

Ofrecer crédito para 20 mil viviendas con un costo entre los ¢30 y ¢40 millones cada una a personas o familias de clase media en todo el país es el objetivo de un programa planteado por el aspirante presidencial del Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya.

Se trata de una ampliación de las propuestas presentadas en su programa de gobierno y que planteaba alternativas para personas de clase baja.

Araya dijo este martes que la idea se estudió durante los últimos 15 días con distintos representantes del sector financiero nacional.

CANDIDATO DEL PLN, JOHNNY ARAYA

El aspirante presidencial aseguró que el propósito de la iniciativa es que se convierta en una política sistemática y concertada de la banca estatal impulsada desde el Poder Ejecutivo.

La candidata a Vicepresidenta, Silvia Lara, mencionó que las dos características principales de este programa es que permitirá a los usuarios acceder a una solución de vivienda sin necesidad de pagar la prima y con una cuota fija durante 10 años.

Lara afirmó que el Banco Hipotecario de la Vivienda está en capacidad de garantizar la prima para que la entidad pueda financiar todo el crédito.

La otra opción para que el beneficiario no tenga que pagar la prima es el alquiler con opción de compra.

Lara explicó que el usuario va amortizando el pago de la prima con los pagos mensuales del alquiler hasta que esté en condiciones de adquirir el préstamo.

El programa garantizaría que ambas cuotas - el alquiler y la mensualidad del crédito - sean parecidas.

candidata a vicepresidenta del pln, silvia lara

Como opción para resolver el tema de la cuota, el programa del PLN plantea que los bancos estatales ofrezcan este producto financiero con una cuota fija por diez años.

Esa alternativa ya la tiene el Banco de Costa Rica

La propuesta está acorde con las condiciones actuales del sector financiero y no requiere reformas legales, indicó Araya.

Lara afirmó que la iniciativa incentivará también al sector construcción para que desarrolle más alternativas de vivienda para clase media.

El proyecto representa una inversión de ¢600 mil millones que, según Lara, ya existen en el sistema bancario nacional.