Miles de documentos diplomáticos de la UE fueron pirateados, según el New York Times

Filtración Cables revelan preocupación por Trump, Rusia, China e Irán

Miles de documentos diplomáticos de la Unión Europea que aludían entre otros a la desconfianza europea con la administración de Donald Trump, con China o con Rusia fueron pirateados durante un periodo de tres años, aseguró este miércoles el periódico The New York Times.

El pirateo, descubierto por la sociedad especializada en ciberseguridad Area 1, recuerda las filtraciones de documentos diplomáticos por parte de Wikileaks en 2010, aunque a pequeña escala y con información menos sensible.

En uno de esos documentos, los diplomáticos europeos califican una reunión entre el presidente estadounidense Donald Trump y el presidente ruso Vladimir Putín en Helsinki en julio de 2018 de "éxito (al menos para Putin)", según el periódico, que accedió a unos mil documentos revelados por Area 1.

Lea: Casi tres millones de europeos pudieron verse afectados por filtración de datos de Facebook.

Según Area 1, la técnica desplegada por los 'hackers' durante tres años es parecida a la que usa una unidad de élite del ejército chino, indicó The New York Times.

Los documentos, procedentes de misiones diplomáticas de la UE en el mundo, resumen también reuniones con responsables de Arabia Saudita, Israel y otros países que luego se transmitían a la Unión Europea.

Uno de ellos, fechado el pasado mes de febrero, advierte de la situación en la península de Crimea, anexada por Rusia en 2014, que se habría convertido en "una zona de alto riesgo" donde los rusos podrían haber desplegado "cabezas nucleares".

Lea: Nueva filtración revela caos vivido en bufete Mossack Fonseca y su clientela tras #PanamaPapers.

Estados Unidos asegura no tener prueba de este despliegue.

En otro documento, un alto responsable europeo en Washington describe Estados Unidos como "nuestro socio más importante" aunque pide que Europa se oponga a Trump en cuestiones como el clima, el comercio o el acuerdo nuclear iraní.

Responsables europeos citados por el periódico aseguraron que los documentos más protegidos, incluidos los que se consideran "muy secretos", están en un sistema separado cuya seguridad ha sido reforzada.