Archivo Nacional guarda "tesoros" muy peculiares, revelan sus empleados

Para quienes creen que el Archivo Nacional solo guarda documentos oficiales, leyes y decretos o los mapas y planos más antiguos, la institución les tiene algunas sorpresas.

Desde 1881, el Archivo no solo se dedica a la conservación de documentos históricos, sino que también se encarga de preservar y organizar los documentos notariales y consulares. Tantos años de historia le han permitido convertirse en el guardián de tesoros muy peculiares.

Entre las colecciones más custodiadas y que no están abiertas al público, sobresalen objetos que el personal de la entidad describe como "tesoros". Desde un pergamino traído por los conquistadores españoles, hecho a base de piel de carnero, hasta los primeros experimentos fotográficos ticos.

También destaca una bala que fue removida del cadáver de un ciudadano, de nombre Abel Cruz, y que fue usada como prueba en el juicio contra su agresor.