Aresep plantea quitar impuesto a combustibles y reducir gastos de Recope para abaratar gasolina

Eliminar el impuesto único a los combustibles y recortar los gastos de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) son las dos propuestas que plantea la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) para bajar el precio de los hidrocarburos en el país.

Ambas iniciativas fueron planteadas por el regulador general, Dennis Meléndez, en una carta de respuesta que envió este lunes al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, luego de que éste pidió una explicación sobre la metodología que se usa para fijar los precios de los hidrocarburos, el pasado 17 de junio.

regulador general, dennis meléndez

Meléndez explicó que el impuesto único a los combustibles representa el 30 por ciento del precio actual que pagan los consumidores. El monto de este tributo es fijado por el Ministerio de Hacienda de forma trimestral y sirve para financiar diferentes programas de mantenimiento de carreteras a cargo del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

El Regulador General comentó que propuso eliminar o reducir el impuesto a los combustibles porque este rubro depende del gobierno.

Sin embargo, advirtió que eliminar el impuesto puede ampliar la brecha fiscal que existe actualmente y desfinanciar los proyectos de mejoras y construcción de carreteras, por lo cual reconoció que es poco viable.

La otra propuesta que presentó la Aresep consiste en que Recope reduzca sus gastos operativos cada mes, según la carta enviada al presidente Solís.

Por cada 10 por ciento que ahorre la Refinadora, se bajarían ¢5 por litro de combustible, indicó Meléndez.

REGULADOR GENERAL, DENNIS MELÉNDEZ

De acuerdo con Meléndez, el peso de los gastos de Recope en el precio final de los combustibles es muy pequeño, pero permitiría bajar las tarifas mensuales.

La tercera sugerencia de la Aresep al gobierno para reducir los precios de los combustibles es cambiar -dentro de la fórmula de la metodología de cálculo- el precio internacional al día del corte por el precio efectivo de compra.

"Debemos aceptar nuestra triste realidad, no somos un país productor de petróleo, somos compradores", agregó Meléndez, quien dijo que enviaron al gobierno las propuestas posibles para bajar el precio de los combustibles dentro de lo que se puede modificar.