Arriesgarse es necesario para emprender negocio propio, afirma dueño de zapatería de cuero

#Buenasnoticias​Calzado Kessler cumplió dos décadas en el mercado costarricense.

El proceso de iniciar un negocio propio no es fácil, por eso la necesidad de tomar la decisión y arriesgarse a emprenderlo.

De eso da fe el propietario de calzado Kessler, Marco Vignoli, quien después de 20 años de instalado en el mercado nacional e empezando a posicionarse en el internacional, contó su testimonio en el programa Nuestra Voz.

Para consolidar lo que hoy es una de las principales zapaterías a base de cuero en el país, Vignoli relató que el proceso es similar a un "viaje en zigzag", en el cual hay altos y bajos que superar para hacer realidad los sueños.

propietario calzado kessler, marco vignoli

El emprendedor, en primera instancia, necesitó definir la idea de qué sería su negocio y "estar seguro de que no es un capricho", algo que aconseja a las personas que al igual que él desean cumplir un anhelo.

También recomienda tener determinación, organizarse y tener un plan de trabajo ya que "la improvisación no es bienvenida".

Impulso

Vignoli explica que al dar el primer paso es como "saltar al vacío" ya que no es hasta en en el camino que se aprende.

ROPIETARIO CALZADO KESSLER, MARCO VIGNOLI

Calzado Kessler, que se posicionó en el mercado cuando habían 115 empresas de calzado en el país, hoy en día cuenta con tres líneas de calzado, para hombre, mujer e industrial.