Asamblea del PLN pone sus ojos en próxima campaña electoral y deja atrás derrota de 2014

encuentro​Expresidentes y líderes del Partido reconocen yerros del pasado, pero aseguran que es hora de avanzar

Siete meses después de haber sufrido la derrota electoral más grande en su historia, los liberacionistas volvieron a verse las caras, se señalaron los yerros en los cuales incurrieron en la campaña anterior y empiezan a fijar su objetivo en los comicios de 2018, para los cuales proponen una renovación interna.

Es así como se llevó a cabo la Asamblea Nacional del Partido Liberación Nacional (PLN), este sábado durante todo el día en San Pedro, la primera después de las elecciones del pasado 6 de abril.

Este viernes se había anunciado que iba a ser a puerta cerrada; sin embargo, unos minutos antes de iniciar, el Directorio Político tomó la decisión de que fuera abierta para respetar la libertad de prensa, y que hubiese transparencia en las discusiones, según el presidente del PLN, Bernal Jiménez.

A la cita acudieron personalidades del Partido como los expresidentes de la República, José María Figueres y Laura Chinchilla, el excandidato presidencial Johnny Araya, diputados actuales y anteriores, entre otros. El gran ausente fue el ex mandatario Oscar Arias.

En la cita se conocieron tres informes sobre gastos en la campaña electoral, los cuales ascendieron a ¢5.599 millones, con la señalización de que gran parte se gastó en cuestiones operativas y menos para propaganda.

Pese a ello, el expresidente José María Figueres hizo un llamado acabar con la cacería interna, reconoció que el Partido se equivocó en la forma de hacer política porque se olvidó de muchos sectores sociales y manifestó que así como está la agrupación "ni con Pepe Figueres" vivo habrían ganado las elecciones anteriores.

"Si queremos ver resultados, debemos hacer cosas diferentes, necesitamos restaurar la confianza y eso se hace con un nuevo Liberación, como el partido que más ha hecho", manifestó Figueres.

El representante ante el Directorio Político del expresidente Luis Alberto Monge leyó un mensaje del exmandatario, quien no acudió a la Asamblea por motivos de salud.

“Dejemos de lado las tendencias, cuando sea la hora escojan los mejores hombres y las mejores mujeres. Liberación Nacional es y debe seguir siendo patrimonio de todos los costarricenses. Debe decidir Liberación Nacional hacia dónde va. Es tiempo de reflexión para nuestro partido”, decía la carta de Monge.

En su mensaje, Monge planteó hacer un congreso ideológico para renovar el Partido.

Para este sábado se pronosticaba que algunos miembros podrían pedir sanciones contra Johnny Araya por haber abandonado la contienda electoral en segunda ronda; sin embargo, eso no sucedió y los presentes aplaudieron su discurso cuando fue su turno de dirigirse a ellos.

"Algunos me acusaron de cobarde, pero hay que tener más agallas y coraje para hacer lo que yo hice el 5 de marzo", dijo. Ese día fue cuando anunció su retiro anticipado de la campaña electoral.

El excandidato presidencial lamentó que haya "odios" a lo interno del partido, los cuales "a veces" son más fuertes que los que tiene contra adversarios.

"Si a mí no me echan del Partido estoy a las órdenes para contribuir en este proceso", expresó Araya.

Contra el ex candidato hay una solicitud ante el Tribunal de Etica para expulsarlo por retirarse del contienda electoral. Esa petición fue planteada por la subsecretaria del partido, Kyra de la Rosa pero aún no está resuelta.

Los liberacionistas tendrán la próxima Asamblea Nacional el 6 de diciembre, en la cual se retomaran la discusión de mociones que quedaron pendientes este sábado.

Esas mociones planteaban dar la palabra a la Juventud Liberacionista en la actividad y una reforma al estatuto para que en el elecciones internas los votos se cuenten en una sola urna.