No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Asesora del Presidente del BCCR ganará ¢4 millones más por ascenso a Intendente

Escala salarial de pluses aumentará salario de Marjorie Jiménez en un 80%, aproximadamente; diputado Ottón Solís pide revocar nombramiento.

El salario de Marjorie Jiménez Varela, asesora económica del Presidente del Banco Central (BCCR), Olivier Castro, pasará de poco más de ¢5 millones a ¢9,3 millones, aproximadamente, tras ser nombrada Intendente de Pensiones, entidad adscrita al BCCR.

El incremento –que representa un 80 por ciento en relación con el salario actual- se basa en un cálculo del salario semanal básico para la categoría 3 de Intendente -¢637.036-, más los pluses por prohibición, antigüedad y méritos, que aplica para esta funcionaria con 36 años de servicio.

Jiménez, de 57 años, y economista de profesión, fue designada como Intendente de Pensiones por el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) el 14 de diciembre de 2015. Su nombramiento rige por un período de cinco años a partir del 01 de marzo del año en curso.

Ante esta situación, el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís solicita al Conassif en la carta PAC-OSF-032-2016, con fecha 14 de febrero del año en curso, revocar el nombramiento de Marjorie Jiménez.

“Devengaría un salario aproximado de ¢123 millones anuales y según tengo entendido, podría acogerse a su pensión en pocos años”, señala Solís en la misiva dirigida al presidente del Conassif, Luis Carlos Delgado Murillo y de la cual AmeliaRueda.com tiene copia.

“La hacienda pública de nuestro país no tiene la capacidad financiera para darse el lujo de pagar salarios mensuales cercanos a los $20.000, ni aun al más alto cargo de la administración pública y menos cuando se trata de un puesto irrelevante como el de intendente de pensiones. Todo en momentos en que se clama por impuestos y austeridad de parte de los jerarcas públicos”, dice la carta.

La misiva fue enviada con copia al presidente de la República Luis Guillermo Solís Rivera, al vicepresidente y Ministro de Hacienda,
 Helio Fallas, al presidente del Banco Central, Olivier Castro y al Superintendente de Pensiones,
 Álvaro Ramos.

DIPUTADO OTTón solís

Sin funciones

El puesto de Intendente carece de funciones específicas dadas por ley. Si bien el artículo 33 de la Ley 7523 Régimen Privado de Pensiones Complementarias establece que la Superintendencia de Pensiones contará con un Superintendente y un Intendente nombrados por el Conassif, únicamente define atribuciones para el Superintendente.

El diputado Solís califica el puesto de “innecesario dado el tamaño del mercado que se regula”, y pide al Conassif que se percate de su responsabilidad política.

“Nada obliga a nombrar intendentes”, apunta Solís. “Menos con esos niveles salariales y cuando quizá se trata de simplemente hacerle un favor al club de amigos de sus superiores, las altas autoridades del Banco Central”, enfatiza

ASESORA PRESIDENCIA BCCR, MARJORIE JIMENEZ

Consultada por AmeliaRueda.com, Jiménez aseguró desconocer la carta enviada por el diputado Solís y declinó referirse a su nombramiento por considerarlo un tema administrativo que le corresponde al Conassif.

¿Efecto dominó?

La diferencia entre la escala salarial de pluses que aplica para Jiménez Varela y la global, vigente desde el 01 de abril de 1998, situará su remuneración un 21 por ciento por encima del Intendente de Valores, Isaac Castro, y del Intendente de Entidades Financieras, Mauricio Meza, categorías gerenciales del BCCR idénticas a la que asumirá la funcionaria.

En este caso particular, además, reducirá de 21 a 5 por ciento la diferencia salarial respecto a su superior inmediato, el Superintendente de Pensiones, Álvaro Ramos, contratado bajo la escala salarial global (salario único) de esa entidad.

Esta desigualdad abre un portillo para que se deba realizar un ajuste salarial a los puestos gerenciales de la escala global del BCCR, con el consecuente costo para el erario público.

Contrario a la escala salarial de pluses, la global no reconoce prohibición, antigüedad ni méritos.

Esta es la carta enviada por el diputado Solís :