No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Aumentar de 10 a 29 firmas las consultas de proyectos ley en Sala IV, proponen diputados electos

Futuros legisladores también proponen cambiar el mes en que empiezan las sesiones extraordinarias

Las consultas de proyecto de ley que realizan los diputados a Sala Constitucional actualmente solo requieren de 10 firmas de los legisdores; sin embargo, los futuros congresistas planean hacer una reforma para que suba a 29 el número de firmas necesarias.

Los diputados electos consideran que existe un abuso de la utilización de este recurso, en muchos casos utilizado hasta como una forma de frenar iniciativas por parte de alguna oposición.

Aunque hay consultas de constitucionalidad que no se pueden evitar, como las perceptivas que tienen que ver con tratados internacionales, por ejemplo, hay otras que son facultativas que son las que desean hacer modificaciones.

El jefe electo de la futura bancada de la fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), Carlos Ricardo Benavidades, y la subjefe de fracción del Partido Integración Nacional (PIN), Zoila Volio, consideran necesario hacer esa reforma.

"Hay dos posibles soluciones: una es bastante más sencilla, es reformar el artículo 46 de la Ley de Jurisdicción Constitucional y el 145 del Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa para que en lugar de 10 firmas tenga que tener 29 (mitad más uno)", mencionó Benavides.

Esta posibilidad contó con el apoyo del próximo jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Erwen Masis; la subjefa de fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC), Carolina Hidalgo y el diputado del Partido Restauración Nacional (PRN), Jonathan Prendas, quienes este viernes participaron en una mesa de trabajo realizada en el programa radiofónico Nuestra Voz, de AmeliaRueda.

"Hay otra opción que es más agresiva y que le puede tener algún sentido para los grupos minoritarios: eliminar la consulta facultativa del todo y dejar solo la perceptiva; pero darle al grupo de 10 diputados una facultad, que hoy día no tiene, que es tener una vía directa para interponer la acción de inconstitucionalidad una vez que la ley sea aprobada", explicó Benavides.

El futuro diputado añadió que esto ayudará que la consulta facultativa no sea utilizada para impedir que los proyectos se conviertan en ley.

Volio, por su parte, mencionó que si un diputado ya votó a favor de ese proyecto no debe existir una razón para que firme a favor de ser enviada a la Sala Constitucional.

"Las consultas de constitucional son muy importante porque han valido para anular muchas leyes que han costado un proceso dificilísimo para llegar a buen puerto. La Sala es un órgano que no podemos olvidar también político y tenemos que ir marcando la cancha un poco para ir cortando ese cordón que existe entre la Sala y Asamblea Legislativa", afirmó.

Sin embargo, Prendas fue claro que es la fórmula que utilizan muchas veces los diputados para hacer negociaciones dentro del Plenario.

"Es importante citar que serían 29 firmas aunque hayan votado positivamente, y en el desarrollo de las sesiones intentar que no sea una moneda de cambio, porque actualmente en las sesiones funciona como yo te voto esto pero firmas eso. Esa moneda es un poco bizarra y necesitamos sacarla de la Asamblea Legislativa para tener mayor transparencia", aseguró.

Cambiar agenda

Otro de los puntos que analizaron los futuros diputados es el orden de la agenda que existe actualmente en el Congreso e iniciar en mayo con las propuestas, proyectos e iniciativas que tenga el Poder Ejecutivo.

"Las sesiones extraordinarias podríamos pensarlas para que sean a partir de mayo, para que entrando el Gobierno tenga seis meses para plantear sus necesidades que vienen de campaña y los diputados tengamos esos seis meses para estudiar esa propuesta del ejecutivo y así podamos ir madurando las que son del legislativo", mencionó Prendas.

Eso complementó la propuesta de que las fracciones puedan presentar un proyecto de ley que tenga un plazo definido para ser votado (un año), lo que obligará a cada una a ponerse de acuerdo en cuál es su prioridad. Igualmente, que el Poder Ejecutivo también goce de esa posibilidad aunque con dos o tres proyectos.

"Con eso evitaríamos que tengan la excusa de que es por culpa de al Asamblea que no pueden trabajar", agregó Masis.