Autoridades de Hong Kong desmantelan campamento prodemocracia y detienen a manifestantes

Protestas​La Federación de Estudiantes de Hong Kong (HKFS) dijo que ocho de sus miembros habían sido arrestados

La policía desmanteló este jueves el principal campamento del movimiento prodemocracia de Hong Kong, desmontando las tiendas de campaña y barricadas que llevaban instaladas más de dos meses y desalojando a más de 200 manifestantes, que juraron defender la movilización.

Centenares de policías invadieron el campamento ubicado en el barrio de negocios de Admiralty, cerca de la sede del poder, y se dirigieron hacia las decenas de irreductibles que aún seguían llevando a cabo una sentada en el lugar, los cargaron uno a uno a bordo de vehículos policiales y se los llevaron.

Después fue restablecido el tránsito, que estaba cortado desde septiembre, cuando miles de personas se instalaron en la autopista de nueve vías, que constituye uno de los grandes ejes de tránsito de la excolonia británica.

"¡Somos pacíficos!", "¡No resistimos!", "¡Queremos una verdadera democracia!", gritaban los manifestantes.

Los manifestantes habían iniciado las movilizaciones cuando las autoridades comunistas chinas insistieron en que los candidatos a las elecciones locales de 2017 fueran aprobados por un comité oficial.

Jóvenes estudiantes salieron a las calles para frenar lo que consideran será una farsa electoral. A ese reclamo político se unieron otras demandas, como la falta de alojamiento o la creciente desigualdad económica en la sociedad hongkonesa.

La policía no confirmó si las personas que fueron evacuadas del campamento fueron detenidas pero antes del inicio de la operación ya habían advertido que arrestarían a quienes se opusieran al desalojo.

La Federación de Estudiantes de Hong Kong (HKFS) dijo que ocho de sus miembros habían sido arrestados.