No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

OIJ investiga si crimen de fiscal obedece a ajuste de cuentas por su trabajo

​Sería el primer caso en que un funcionario judicial es asesinado por su labores

Las autoridades judicial tratan de determinar si el asesinato del fiscal Hans De la O Solís obedece a un ajuste de cuentas debido a su trabajo en el órgano acusador del Estado.

De la O, de 49 años, fue acribillado de seis balazos a las 11:40 p.m. de este miércoles en barrio El Jardín, en Calle Fallas de Desamparados. Él recibió seis balazos entre su cara y hombro cuando estaba ingresando su vehículo a la cochera de la casa.

Quien dio la alerta del atentado contra el fiscal fue la madre de la víctima, quien vivía con De La O.

Producto de los disparos, el funcionario no falleció en el sitio, sino que posteriormente fue trasladado al Hospital San Juan de Dios, donde fue declarado fallecido a las 4:10 a.m. de este jueves.

“Sería muy aventurado decir que la muerte tenga que ver con su actividad laboral, sin embargo, no se puede descartar”, manifestó el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Walter Espinoza Espinoza.

El jerarca policial detalló que de momento no tienen testigos de lo sucedido y se desconoce el medio de transporte que utilizaron el o los asesinos.

El arma utilizada por los pistoleros para perpetrar el asesinato fue una pistola 9 milímetros.

La fiscal general de la República, Emilia Navas Aparicio, indicó que si se llega a determinar que el crimen es producto del trabajo de De La O como fiscal, sería la primera vez en la historia de Costa Rica que se registra un hecho de estos.

Hace cuatro años un juez fue baleado en Guápiles, pero en ese caso se determinó que fue por una rencilla con otro juzgador de la zona.

“No vamos a permitir que ningún funcionario del sistema de Justicia se atente contra ellos o contra su vida buscando impunidad. Vamos a ser implacables con buscar a los responsables del hecho”, enfatizó Navas.

El caso es dirigido por el fiscal adjunto del Crimen Organizado, Miguel Abarca, quien dijo que están revisando todas las audiencias y contactos que tuvo recientemente el fiscal asesinado.

“No tenemos noticia de que estuviera recibiendo amenazas. Los casos que tramitaba eran de flagrancia, de poca peligrosidad. No existía ningún caso de relevancia”, agregó Abarca.

De la O laboraba como fiscal de la República desde el 2005 y era padre de una joven de 20 años.