Avión de Malaysia Airlines fue abatido por misil de fabricación rusa, concluye informe

ataqueInvestigadores indicaron que había suficientes motivos para que las autoridades ucranianas cerraran el espacio aéreo sobre el este del país.

Los investigadores internacionales concluyeron este martes que el vuelo MH17 fue abatido por un misil BUK de fabricación rusa disparado desde una zona del este de Ucrania controlada por los separatistas prorrusos.

Los resultados de la investigación de 15 meses sobre la catástrofe del 17 de julio de 2014 podrían exacerbar las tensiones entre Occidente, que culpa a Rusia de lo ocurrido, y Moscú, que niega su implicación.a.


La Oficina Holandesa de Seguridad (OVV), que dirigió la investigación, publicó su informe final sobre las causas de la catástrofe en la que murieron 298 personas -entre ellas 193 holandeses- que viajaban a bordo del Boeing 777 de Malaysia Airlines.

"El vuelo MH17 se estrelló como consecuencia de la detonación de un misil fuera del avión contra la parte izquierda de la cabina", declaró el director de la OVV, Tjibbe Joustra, durante una rueda de prensa. "Ese misil corresponde al tipo de proyectiles instalados en los sistemas de misiles tierra-aire BUK".

Los investigadores también indicaron que "había suficientes motivos para que las autoridades ucranianas cerraran, por precaución, el espacio aéreo sobre el este del país", habida cuenta del conflicto.

Horas antes, Joustra mantuvo en La Haya una reunión con familiares de las víctimas para comunicarles los resultados de las pesquisas.

"Nos enseñaron los fragmentos que estaban dentro del avión", explicó Robby Oehlers, familiar de unas de las víctimas, que añadió que la sala de conferencias "era tan silenciosa, que se podía oír caer un alfiler".

El diario holandés Volkskrant había adelantado este martes, citando a tres fuentes de la investigación, que el avión, que viajaba entre Amsterdam y Kuala Lumpur, fue derribado por un misil BUK tierra-aire.

Según ese periódico, el informe de los investigadores incluye mapas del lugar de la catástrofe, campos cercanos al pueblo ucraniano de Grabove, en la zona de Donetsk, en los que quedaron esparcidos los restos del avión.

El diario indicó, además, que la investigación refutó las declaraciones de Moscú, que afirmaba que el avión fue derribado por un misil lanzado por tropas ucranianas cuando volaba a una altura de 33.000 pies (10 kilómetros).

Antes de publicar el informe, la OVV había recordado que su misión no era determinar quién disparó, ya que esto deberá ser elucidado por una investigación penal holandesa.

Pero dos fuentes indicaron al periódico holandés que "los misiles BUK se desarrollan en Rusia". "Se puede suponer que los rebeldes no serían capaces de utilizar este tipo de artefacto. Sospecho la implicación de antiguos oficiales militares rusos", dijo una de las fuentes a Volskrant.