No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

AyA pretende usar represas hidroeléctricas en desuso como acueductos

​Existen planes para aprovechamiento de doble propósito en Guanacaste y Pacífico Central

Las represas hidroeléctricas cuya vida útil para la generación de energía está por agotarse podrán seguir funcionando pero para proveer agua para consumo humano.

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) tiene dentro de sus planes generar convenios con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) con el fin de heredar estas plantas.

El gerente de la entidad, Manuel Salas, explicó que con esta iniciativa se pretende aprovechar la capacidad instalada y el recurso hídrico ya existente en las represas.

"Ahí hay una posibilidad de convenio donde podríamos nosotros aprovechar algunos caudales ya turbinados, que ya cumplieron su misión en producción de energía y que podrían ser trasladados a plantas de tratamiento", señaló el funcionario.

Parte de estas iniciativas se podrían materializar en el Pacífico Central y Guanacaste, donde se ubicaron algunas represas que las generadoras de energía están sacando.

Salas señaló que entidades como el ICE han venido desarrollando proyectos de gran envergadura y los más pequeños están quedando obsoletos para los planes futuros, son estos últimos donde existe potencial, según el AyA.

El gerente del AyA aseguró que este modelo no compromete la capacidad de ninguno de los dos propósitos que se están planteando (consumo humano y generación de electricidad) pues se hace un análisis previo sobre el caudal.

Este modelo ya existe en otros proyectos importantes. La quinta etapa del acueducto metropolitano, conocido como Orosi II pretende aprovechar agua del embalse El Llano, donde el Instituto Costarricense de Electricidad tiene una planta hidroeléctrica. Este proyecto está previsto para el 2023.

Salas destacó que el agua para consumo humano es prioritaria por encima de otros usos, por lo que en caso de conflicto futuro debe primar el primer propósito.