Bajas ventas de Su Casa y Ahora motivaron cierres, pero medida no es para reducir costos, dice vocera de Grupo Nación

despidos​Sería irresponsable decir si se presentarán o no más despidos, dijo representante de la empresa, tras dar a conocer cese de 100 empleados este jueves

Ventas que estaban por debajo de lo esperado en la revista Su Casa y el no cumplimiento de objetivos comerciales del periódico Ahora, motivaron el cierre de esos medios de comunicación, según la vocera de Grupo Nación, María Antonieta Chaverri.

La compañía informó este jueves el cierre de ambos medios de comunicación, así como del periódico Al Día.

En el caso de este diario deportivo, el cierre no es por pérdidas, sino que la compañía prefiere enfocarse en los medios de oferta completa como La Nación y La Teja, explicó Chaverri.

La vocera aseveró que el periódico Ahora no fue un fracaso, sino que fue un proceso de experimentación, pero evidentemente no cumplió con los objetivos comerciales.

Tras el anuncio de estas medidas se informó también del despido de 100 empleados, de los cuales 35 son periodistas y el resto pertenecen a la parte administrativa, añadió Chaverri.

vocera de grupo nacion, maría antonieta chaverri

No todos los empleados despedidos pertenecían a los tres medios que serán cerrados, comentó la funcionaria de Grupo Nación.

La compañía atraviesa un proceso de transformación y organización, sin embargo, la labor periodística sigue siendo la razón de la empresa, adujo.

En mayo del año anterior, Grupo Nación, despidió 156 empleados entre periodistas, personal técnico y administrativo como parte de una reestructuración empresarial.

Al consultarle a Chaverri si podrían haber más recortes en los próximos meses, respondió que la industria está sujeta a diversos cambios y sería irresponsable decir si se presentarán o no más despidos.

Hora y media después de haber anunciado el cierre de los periódicos y la revista este jueves, La Nación publicó un artículo en el que informa que acordó con el Estado hacer el pago de ¢2.777 millones en impuestos reclamados por el Ministerio de Hacienda, a raíz de la venta de las antiguas rotativas de la empresa, en el 2001.

De acuerdo con Chaverri, el cierre de esos medios y el pago al Estado son temas independientes.


VOCERA DE GRUPO NACION, MARÍA ANTONIEtA CHAVERRI

El caso de las rotativas se remonta al 2001, cuando-según la versión de Hacienda- La Nación simuló la venta por $2 millones de su equipo de impresión a la firma Capital Leasing Corporation, ubicada en Belice. Luego esa compañía le vendió las máquinas a Arrendadora Interfin por $5 millones, y esta empresa se las alquiló a La Nación por $80 mil al mes.

Para Hacienda, esa triangulación fue una maniobra de evasión de impuestos pues las máquinas ni siquiera llegaron a salir del edificio del diario, ubicado en Llorente de Tibás. A raíz de ello se dio inicio a un proceso judicial.

El acuerdo entre la compañía y el Estado implica el pago por parte de Grupo Nación de ¢2.277 millones, de los cuales ¢904 millones ya habían sido cancelados en 2005 y el resto el pasado miércoles 12 de noviembre.

Fotografías: Grupo Nación