BCR y BICSA rechazan participar de préstamo que empresa Yanber pide para seguir operando

RescateTres bancos privados trabajan en conseguir los $2,5 millones que la empresa necesita para evitar su cierre

El Banco de Costa Rica (BCR) y el Banco Internacional de Costa Rica (BICSA) anunciaron este jueves que no participarán del préstamo que la empresa costarricense Yanber solicitó, como medida de salvación para continuar operando hasta que se decida su futuro.

Yanber, que inició en mayo anterior un convenio preventivo para reorganizar y renegociar las deudas con sus acreedores y evitar así la quiebra, solicitó a diferentes entidades financieras un préstamo por $2,5 millones destinado a garantizar su operación hasta que se celebre la junta de acreedores, reunión en donde se decidirá si la empresa sigue o se declara en quiebra.

Originalmente esas dos entidades, más el Banco Nacional y el Banco Crédito Agrícola de Cartago, cubrirían $1,3 millones del crédito; mientras que Lafise, BAC San José y Davivienda responderían por los restantes $1,2 millones, según el gerente general de Lafise, Mario Hernández.

Como garantía, la compañía creó un fideicomiso que respondería con $8 millones en deudas por cobrar y otros $5 millones en inventario; sin embargo, esas cifras no alcanzaron para convencer a esos bancos estatales.

"La obligación de todo banco es defender también los fondos que tienen invertidos, en este caso en Yanber, pero ninguna decisión puede ir en detrimento de más patrimonio de la institución. Esa decisión de no participar está apoyada en estudios que señalan eso", explicó la presidenta de la junta directiva del BCR, Paola Mora.

Presidenta del BCR, Paola Mora

Idéntica posición asumió el BICSA; donde su presidente ejecutivo, Francisco Molina, confirmó que seguirán las disposiciones que sus dueños, el Banco Nacional y el propio BCR, definan.

Amenaza

Si bien no ha habido un pronunciamiento oficial, el gerente general de Lafise, Mario Hernández, adelantó que la posición del BNCR y Bancrédito está en la línea de sus pares del Estado, por lo que el destino de Yanber estaría en manos del sector privado.


Gerente general de Banco Lafise, Mario Hernández

"Nosotros desde ya estamos buscando los mecanismos que nos permitan conseguir el resto del monto que la empresa necesita. En condiciones normales no participaríamos de un negocio así por los riesgos que representa, pero aquí más que de un negocio se está hablando del futuro de una empresa", señaló Hernández.

El gerente añadió, sin embargo, que está a la espera de una reunión con autoridades del BAC y Davivienda para definir el siguiente paso, pues si no consiguen los montos necesarios para garantizar la operación de la compañía tampoco tendría sentido aportar esos recursos.

Esa realidad pone en entredicho la operación de Yanber y el futuro de sus 600 empleados, que necesitan de esa liquidez para asegurar la entrada de materia prima y a partir de ahí generar los recursos que los sostengan para poder mantener su valor real hasta que celebre la junta de acreedores.


Abogado de Yanber, Francisco Vargas

"Aquí lo que hay es un egoísmo de los bancos estatales, que no tienen ningún interés de ayudar a la empresa pues tienen asegurado el reintegro de la deuda con los activos que tienen como garantía. Esa posición no va con unas entidades que se supone velan por el desarrollo del país", criticó el abogado de Yanber, Francisco Vargas.

Si bien el Juzgado Concursal del I Circuito Judicial de San José ya dio luz verde para que arranque el proceso de Convenio Preventivo e incluso ya nombró un curador, será hasta esa junta de acreedores que se determine si la compañía consigue un arreglo de pago por sus obligaciones o bien se declara en deuda. La fecha de la reunión no se ha definido.