Becas del MEP se dan a colegiales que no las necesitan por desactualización de datos, revela estudio

deficiencias​Programa de becas llega a 180 mil estudiantes de colegio y cuenta con un presupuesto anual de ¢50 mil millones

La desactualización en las bases de datos del programa de ayudas económicas para estudiantes de colegio, Avancemos, permite que se asignen becas a personas que por su condición social no las necesitan o incluso a gente que ya no está en el sistema educativo.

Así lo reveló un estudio realizado por la Academia de Centroamérica, que le otorgó una nota de 30 puntos de 100 posibles a ese programa.

economista e investigador de la academia de centroamérica, carlos umaña

El economista e investigador de la Academia de Centroamérica, Carlos Umaña, explicó que las bases de datos de Avancemos se actualizan cada siete años, lo que permite que las becas se asignen a estudiantes que dejan las aulas. El Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) realiza una revisión de matrículas cada tres meses, lo que permite descartar algunos de estos caso, sin embargo no es suficiente, dijo Umaña.

El programa Avancemos se creó en 2008 mediante un decreto firmado por el expresidente Óscar Arias, con el fin de incentivar la continuidad en las aulas de los colegios de estudiantes en condición de pobreza o de zonas urbano-marginales.

De acuerdo con el estudio, Avancemos beneficia a 180 mil estudiantes actualmente y cuenta con un presupuesto de ¢50 mil millones anuales.

El análisis destacó que, a pesar de los dos estudios hechos por el IMAS y el Ministerio de Educación Pública (MEP) en 2007 y 2013 para verificar el impacto que tienen las becas en la reducción de la deserción colegial, los resultados no son claros y es difícil cuantificar el nivel de efectividad logrado por el programa de subsidios en los siete años de vigencia.

ECONOMISTA E INVESTIGADOR de la ACADEMIA de CENTROAMÉRICA, CARLOS UMAÑA

La Academia de Centroamérica señaló que existen problemas de gestión, que algunos colegios del país no cuentan con la información de matrículas completas y que la revisión de los datos cada siete años no favorece la actualización del programa.

De los pilares analizados por la Academia de Centroamérica, el programa solo logró una calificación alta en gestión financiera pública, lo que quiere decir que los recursos asignados se entregan de forma efectiva en becas.

Sin embargo, los mecanismos de control impiden conocer si esos subsidios llegan a personas que realmente los necesitan. Datos del estudio revelan que una de cada cinco becas de Fonabe y Avancemos está en manos de personas que no viven en condición de pobreza.