Berlusconi empieza a cumplir su condena a servicios sociales con enfermos de Alzheimer

El ex jefe de gobierno Silvio Berlusconi comenzó a trabajar este viernes en un centro especializado en enfermos de Alzheimer, en cumplimiento de una condena de un año a servicios sociales por fraude fiscal.

Berlusconi, vestido con un traje azul y sin corbata, llegó en la mañana en automóvil al Instituto Sagrada Familia de Cesano Boscone, donde entró sin hacer declaraciones a los periodistas.

Un sindicalista disfrazado de payaso, que consiguió entrar pese al importante dispositivo de seguridad, lo recibió al grito de "Berlusconi a la cárcel". "El sueño de los trabajadores italianos es ver a Berlusconi en San Vittore", la cárcel de Milán, agregó antes de ser evacuado por las fuerzas del orden.

Debido a esta condena, simbólica de la decadencia de Berlusconi, también fue excluido del Senado, con la prohibición de votar y de presentar su candidatura a cargos de elección.

Ocuparse medio día por semana de personas aquejadas de demencia senil, algo seguramente difícil de digerir para este hombre de 77 años sumamente preocupado por su imagen, es sólo parte de las condiciones impuestas por el juez.

Estas también incluyen la prohibición de abandonar la región de Milán, aunque puede viajar a Roma del martes en la mañana al jueves al anochecer.

Sus adversarios están convencidos de que utilizará su paso por el geriátrico con fines electorales antes de las elecciones europeas, donde su partido Forza Italia, que está perdiendo peso entre los electores, espera poder mantener al menos el 20 por ciento de los votos.