Bolivia refina lingotes de plata por primera vez para la exportación

Industria​El complejo industrial comenzó a funcionar en septiembre, luego de tres décadas de parálisis

Bolivia refinó lingotes de plata por primera vez el viernes anterior, un mes después de haber puesto en marcha la planta fundidora de plomo, plata y zinc, construida hace 30 años y que recién comenzó a operar.

Los lingotes de plata de calidad industrial son de 99,95 por ciento de pureza, según Alan Pinto, gerente de la empresa fundidora de Karachipampa, en Potosí, suroeste del país boliviano.

El ministro de Minería, César Navarro, consideró que con la refinación de plata "cambiará la historia de Bolivia, porque la gran tragedia nuestra fue producir, concentrar y exportar, es decir, exportábamos material bruto y nos quedábamos con la pobreza".

El complejo industrial había comenzado a funcionar en septiembre, luego de tres décadas de parálisis, con la producción de lingotes de plomo de 99,97 por ciento de pureza.

"Karachipampa está trabajando con el refinado, es decir, hemos acumulado durante varias semanas de trabajo en Karachipampa más de 180 toneladas de plomo y más de 60 toneladas de plata", agregó Navarro.

El presidente boliviano Evo Morales, presente en el acto, recibió de regalo un lingote con su nombre impreso.

Potosí, donde está emplazado el complejo metalúrgico, produjo desde principios del siglo XVI miles de toneladas de plata y estaño, y tiene reservas abundantes.

La planta de Karachipampa tiene una capacidad de producción de 51.000 toneladas de plomo y plata al año, pero en los próximos seis meses sólo alcanzará al 80 por ciento de esa meta.

La administración de Morales puso en marcha en 2006 un amplio proceso de nacionalización de los recursos naturales, entre ellos la minería.