Botellas recicladas se convertirán en tejas para viviendas en Costa Rica

Botellas recicladas de agua se convertirán en tejas para el techo de viviendas en el país. Al menos es lo que busca una empresa costarricense, fundada por el canadiense Donald Thompson.

Hace dos años y medio, cuando Thompson observó la cantidad de botellas de plástico que ensuciaban Playa Pochote, en Bahía Salinas, Puntarenas, y se le ocurrió que ese material podía servir para algo más que contaminar.

El socio de Thompson en el negocio de las botellas, Ennio Rodríguez, precisó en el programa Nuestra Voz que el objetivo es que el costo de utilizar tejas plásticas no supere el de las latas de zinc. Además, afirmó que este material es aislante del calor y su contenido retarda la combustión, en caso de incendios.

Rodríguez explicó cómo comercializarán las botellas; crearán un sistema de recolección de los envases ya utilizados y finalmente podrán usar el material reciclado en la construcción de casas.

Incluso, el empresario precisó que para una casa de interés social se requieren cinco mil tejas.

empresario nacional, ennio rodríguez

Hasta el momento, los empresarios hicieron paredes y tejas experimentales, pero la primera casa con techo de botellas está a punto de construirse en Pochote, para una familia de pescadores de bajos recursos que perdieron su vivienda, mencionó Rodríguez.

El empresario nacional afirmó que la duración del plástico para descomponerse se convierte en una virtud cuando una botella se transforma en una teja.


EMPRESARIO NACIONAL, ENNIO RODRÍGUEZ

Además, como las botellas no son redondas, el espacio en las cajas y los camiones a la hora de trasladarlos y distribuirlos se reduce en un 30 por ciento, al igual que la huella de carbono.