Brasileños marchan contra la policía de Río de Janeiro tras muerte de un niño

protesta​Entre miércoles y jueves, murieron cuatro personas en el complejo de favelas de Alemao, incluido un niño de 10 años

Al menos 200 personas marcharon el miércoles de noche en Río de Janeiro contra la policía, a la que responsabilizan de la muerte de un niño de 10 años, y la violencia que reina en las favelas.

"¡Es repulsivo, esta policía sólo mata pobres!", gritaban algunos manifestantes, la mayoría jóvenes. "Contra el genocidio de la juventud en las favelas" y "Los terroristas visten uniforme" policial, se leía en algunas pancartas.

La marcha -convocada por redes sociales en una plaza próxima a la sede del gobierno del estado de Río de Janeiro- protestó contra la "guerra" en las barriadas pobres de Río y, según la policía, congregó a unas 200 personas.

Entre miércoles y jueves, murieron cuatro personas en el complejo de favelas de Alemao, incluido un niño de 10 años, que sus padres aseguran fue asesinado por un policía con un tiro en la cabeza.

Un oficial dijo más temprano que pudo haber sido el responsable del disparo, informó la prensa brasileña.

"Este acto es por la muerte de Eduardo, que tenía 10 años, yo vivo cerca. En las favelas hay pobres matando pobres [se refiere a policías y traficantes, todos de origen humilde, ndlr.], negros matando negros", expresó Marcela Lisboa, una estudiante de 23 años.

En una de las pancartas se leía "#JeSuisEduardo", recordando la hashtag #JeSuisCharlie surgido tras el atentado contra el semanario francés Charlie Hebdo.

La violencia se ha apoderado de la cotidianidad de los vecinos de Alemao, con narcotraficantes enfrentados a la policía para recuperar el control de la región que perdieron en 2010, cuando fue ocupada.

"El modus operandi de la policía es matar gente en las favelas, matar pobres. Hay una militarización, el gobierno no entra con educación, saneamiento o salud, entran con policías. Y los traficantes siguen en las favelas", reclamó por su parte un joven de 20 años que sólo se identificó como Malatesta.

El proceso de "pacificación" de favelas -algunas también controladas por milicias parapoliciales- comenzó en 2008 para mejorar la seguridad de esta ciudad, que recibió partidos del Mundial de fútbol 2014 y será sede de los Juegos Olímpicos en 2016.

Hasta la fecha, fueron instaladas 38 Unidades de Policía Pacificadora (UPP) en 264 favelas, afectando a una población de un millón y medio de personas. Pero como en Alemao, la violencia se ha esparcido por otras grandes favelas ocupadas.