Brecha en redimiento de colegios es mayor entre centros educativos públicos, revela informe

Estado de la Educación​Colegios técnicos están en la punta; los nocturnos, en el sótano

Cuando se trata de rendimiento, la diferencia más profunda entre los mejores y los peores colegios del país se registra en centros educativos del sistema público.

La brecha entre la secundaria estatal “élite” y la de más bajo rendimiento es mayor, incluso, que la que existe entre las instituciones educativas públicas y las privadas.

En síntesis: entre quienes reciben una educación financiada enteramente por el Estado, unos estudiantes obtienen una preparación descollante mientras que otros deben conformarse con una deficiente.

Esta es una de las conclusiones a las que llega el Quinto Informe del Estado de la Educación, en su capítulo Desigualdades en el Rendimiento Educativo Costarricense, que se presentó este martes.

El estudio analizó el rendimiento académico de los colegios con base a la deserción, repitencia y aprobación del estudiantado. La investigación determinó que la modalidad en que opera el colegio (técnico o académico), el horario en que se imparten lecciones (nocturno o diurno), la infraestructura y las condiciones socieconómicas y demográficas del lugar en donde está el centro de estudios, influyen en la calidad.

De acuerdo con una de las investigadores del Estado de la Educación, Valeria Lentini, la brecha es más dramática entre los colegios públicos por la heterogeneidad de la población estudiantil que cobija.

En el sistema público está el 85% de los estudiantes, y no se se le puede negar a nadie. Por el contrario, agrega la experta, la educación privada es más homogénea y selectiva; es decir, en sus aulas hay alumnos que vienen de hogares con características similares.

Norte y sur

Tomando en consideración los factores señalados, el lugar de privilegio en el sistema educativo costarricense lo ocupan los colegios técnicos, diurnos y privados, mientras que en la acera opuesta están los nocturnos, los que pertenecen a distritos o cantones muy poblados y los que están fuera del Gran Área Metropolitana.

El Colegio Científico Costarricense de San Pedro, por ejemplo, obtuvo el sexto lugar a nivel nacional en los promedio de exámenes de Bachillerato, con una promoción del 100%. En ese mismo distrito, a tan solo 1.5 kilómetros de distancia está el colegio nocturno León XIII, cuyo objetivo no se concentra en que sus alumnos saquen buena nota en las pruebas, sino en que, al menos, no dejen las aulas.

El director de dicho centro, Adrián Granados, contó que para el primer mes del curso lectivo, el 35% de los alumnos ya había desertado.

Para entender estas diferencias debe tomarse en cuenta las distintas poblaciones que atiende el sistema educativo, explicó otro de los investigadores en el inforne, Dagoberto Murillo. En los colegios nocturnos, dijo, hay personas con edades superiores a los 40 años que reciben clases con la misma metodología y contenidos que están destinados a adolescentes.

En cuanto a las regiones, si bien los colegios fuera del Gran Área Metropolitana registran un menor rendimiento académico, el experto detalló que hay colegios buenos y “no tan buenos” distribuidos en todo el territorio nacional

Otra características de los colegios “élite”, revela el estudio. es que tienen docentes graduados de una universidad pública, lo que, a juicio de los investigadoras, abre una interrogante sobre la capacidad y preparación de estos profesores con relación a sus homólogos graduados de universidades privadas.

AmeliaRueda.com intentó conversar con la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, sobre las desigualdades entre los colegios públicos; sin embargo, su asesor de prensa indicó que ella no se referiría a los temas del Quinto Informe del Estado de la Educación hasta el martes por la tarde.