Por primera vez en 23 años, Caja simplifica tratamiento para pacientes con VIH

AntirretroviralesCambio reducirá consumo de medicamentos para mayoría de las 6.088 personas con el virus en Costa Rica

El consumo diario de tabletas para la mayoría de los 6.088 pacientes con VIH, en tratamiento activo en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), disminuirá drásticamente tras la aprobación de un cambio en el tratamiento que reciben. Bajo este nuevo esquema simplificado, pasarán de tomar entre 8 y 6 pastillas al día, a únicamente una y en algunos casos dos, confirmó la doctora Marjorie Arias de la Dirección de Farmacoepidemiología de la institución.

Este es el ajuste más importante en el esquema de tratamiento que la Caja ofrece desde 1994 a pacientes con VIH, año en que incluyó por primera vez antirretrovirales en su lista oficial de medicamentos para la enfermedad.

El Comité Central de Farmacoterapia de la Caja aprobó la compra de un primer lote de este tratamiento antirretroviral simplificado a través del Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y destinó “un monto aproximado de $600.000”, aseguró la especialista. El objetivo de este Fondo es obtener precios mucho más accesibles en el mercado internacional, pues realiza compras conjuntas para varios países, así como verificar la calidad óptima de las medicinas y el funcionamiento de los laboratorios. Sin embargo, desde hace seis meses la institución está a la espera de que el Ministerio de Salud autorice la entrada de los fármacos al país.

La nueva terapia -en uso desde hace varios años en otros países- tiene como objetivo principal facilitar que las personas seropositivas -al ingerir menos medicamentos- cumplan con la dosificación a lo largo del tiempo y gestionen mejor su convivencia con esta enfermedad crónica, aseguró Arias. Además, simplificará las tres distintas líneas de tratamiento que van desde pacientes con una baja carga viral hasta casos complejos que no responden a los primeros dos niveles terapeúticos.

Así, por ejemplo, buena parte de los 4.478 pacientes en el primer nivel de tratamiento, quienes consumen hasta 8 tabletas diarias de tres distintos medicamentos (Efavirenz 600 mg, Lamivudina 150 mg y Tenofovir disoproxil fumarato 300 mg), pasarán a tomar sólo una tableta de dosis fija que combina tres fármacos (Efavirenz 600 mg, emtricitabina 200 mg y tenofovir disoproxil fumarato 300 mg).

Entretanto, los 1.500 pacientes del segundo nivel de tratamiento disminuirán de cinco a dos tabletas su toma diaria con la adquisición de una tableta que combina Abacavir 600 mg con Lamivudina 300 mg.

“Todo esto va a ayudar a que el paciente tenga una mejor adherencia al tratamiento”, recalcó la experta. “En enfermedades crónicas, el reto es lograr constancia a lo largo del tiempo, pues el paciente toma varios medicamentos todos los días, toda su vida”.

Asegurar que el paciente con VIH ‘se adhiera’ al tratamiento también es vital para evitar que el virus se fortalezca en su organismo y, en caso de propagarse, lo haga con nuevas características, explicó Arias.

“Si el paciente inicia su tratamiento y lo suspende, hace que el virus cree resistencia al medicamento. Si esa persona contagia a otra, esta persona empieza su enfermedad con un virus ‘fortalecido’”, precisó la doctora.

Al simplificar el tratamiento, dijo Arias, Costa Rica busca cumplir las metas 90-90-90 propuestas para el año 2020 en el combate de la epidemia del SIDA: Que el 90 por ciento de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico respecto al virus; Que en 2020 el 90 por ciento de las personas diagnosticadas con el VIH reciban terapia antirretrovírica continuada; que el 90 por ciento de las personas que reciben terapia antirretrovírica bajen la carga del virus en su sangre.

Con la incorporación de los nuevos antirretrovirales, la lista oficial de medicamentos de la Caja suma entre las alternativas para el tratamiento de la infección por el VIH un total de 11 diferentes medicamentos en 16 presentaciones y combinaciones: tabletas, solución oral e inyectables.

Una vez que el Ministerio de Salud apruebe el ingreso de este primer lote de nuevos antirretrovirales al país, las siete distintas clínicas de la CCSS que atienden a la población con VIH en el país organizarán el traslape de terapia es decir, la migración de los medicamentos tradicionales contra el virus de la inmunodeficiencia humana hacia los nuevos. "Va a ser un proceso de meses", afirmó Arias, al ser consultada.

La especialista manifestó que con el paso de los años ha bajado el costo de los antirretrovirales, pero ha subido la cantidad de pacientes.

Hasta finales del año anterior, la CCSS mantenía en control a 7.681 personas con VIH, pero únicamente el 80% recibe tratamiento antirretroviral, es decir, 6.088 personas, de las cuales 5001 son hombres y 1117, mujeres.

Todos los casos detectados de VIH reciben atención especializada en siete clínicas en el hospital Calderón Guardia, México, San Juan de Dios, San Rafael de Alajuela, Monseñor Sanabria, Max Peralta y Hospital Nacional de Niños. El año pasado, estas clínicas detectaron 779 nuevos casos.

En 2015, la CCSS invirtió $4.9 millones en antirretrovirales, equivalente al 2,2 por ciento del presupuesto global de medicamentos de la institución, que fue de $235.600.000.