No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Tres bebés infectados tras reaparición de bacteria en el Calderón Guardia

Menores se mantienen aislados en sala especial afectados por la Serratia liquefaciens

El Hospital Calderón Guardia reportó a tres recién nacidos infectados con la bacteria Serratia liquefaciens, misma que provocó cierres en el área de maternidad y neonatos en diciembre del 2017 en ese centro médico. Los menores se encuentran estables y aislados en una sala especial que se condicionó para atender a este tipo de pacientes.

La reaparición del microorganismo en las instalaciones se detectó por medio de las valoraciones rutinarias que realiza la entidad.

La Serratia liquefaciens puede causar infecciones de moderadas a severas si no se trata adecuadamente.

El centro médico anunció que reforzará los protocolos, procedimientos y diversas medidas de seguridad para evitar la propagación de la bacteria; sin embargo, en esta ocasión no se cerrarán departamentos específicos, ya que, según destacó el director del centro de salud, Taciano Lemos Pires, se tomaron acciones de inmediato y de mayor eficacia que en la ocasión anterior.

"El asunto nos preocupa y nos ocupa. Todo el sector salud ya nos estamos reuniendo con los directores y dirigentes de las principales sectores, puesto que tenemos nuevos casos de neonatos infectados por Serratia. Lo que pienso que es muy positivo es que se están detectando oportunamente los casos, el fin de semana se dieron y ya se están notificando y que ya estamos trabajando en conjunto para profundizar en todas las medidas que se habían tomado", explicó Lemos.

El médico añadió que la mañana de este lunes se reunieron los distintos equipos técnicos del hospital, con la finalidad de revisar y repasar todas las acciones adoptadas, desde diciembre pasado, y que obligó a ese establecimiento a modernizar el servicio de maternidad y neonatología. En aquella ocasión tales trabajos tuvieron la supervisión y el aval del Ministerio de Salud y la inversión superó los ¢300 millones.

La gerente médica de la CCSS, María Eugenia Villalta Bonilla, explicó que se activará una comisión de especialistas para darle seguimiento a la presencia de la bacteria. Adicionalmente, se harán controles cruzados de todas las pruebas en otros laboratorios tanto institucionales como privados y además se les hará cultivos a todos los funcionarios que han estado en contacto con los menores en los últimos días.