No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Canciller de Curia Metropolitana sobre padres que confían hijos a curas: El sacerdote no es un ángel

​Conferencia Episcopal remitió al Vaticano un protocolo para normar comportamientos de curas

"Esa confianza excesiva, verdad, de que como es un sacerdote entonces a un niño nada le va a pasar, di... no es un ángel (sic.)"

De esa manera se refirió el canciller de la Curia Metropolitana, Rafael Ángel Sandí, a los límites que deben establecer los padres de familia al tiempo que pasan sus hijos solo con clérigos de sus comunidades, en el marco de la la suspensión del padre Mauricio Víquez, quien fue denunciado ante la iglesia Católica por tres hombres que dicen haber sido abusados sexualmente hace más de 20 años.

Lea: Iglesia suspende a sacerdote Mauricio Víquez tras denuncias por abusos sexuales contra menores.

Precisamente para normar ese tipo de comportamientos es que la Conferencia Episcopal de Costa Rica ha remitido al Vaticano un protocolo que permanece en evaluación, con el que se establecerá los escenarios en los que un cura puede quedarse solo con un o varios menores de edad, así como en aquellos en los que deben estar presentes sus encargados.

"Esta instrucción que se ha enviado para ser evaluada es para eso. Para poder dar directrices muy claras. Entonces, por ejemplo, si el niño se va a trasladar en el carro del sacerdote pues tiene que ir acompañado por su padre o un adulto responsable del niño, etcétera. Eso por ponerle ejemplos, porque el documento no ha regresado", explicó Sandó en el programa Nuestra Voz.

"Ya se estará dando a conocer ese grupo de medidas claras, concisas, precisas que tienen que darse para garantizar la seguridad de los niños. Usted misma lo decía, esa confianza excesiva, verdad, de que como es un sacerdote entonces a un niño nada le va a pasar, di... no es un ángel (sic.) y lamentablemente nos damos cuenta de esto", añadió el canciller de la Curia.

El protocolo incluye además acompañamiento psicológico a los futuros sacerdotes con el fin de percibir si estos pueden ser potenciales agresores o más bien para determinar si han sido víctimas de ataques.

El caso de Víquez fue remitido este martes -a lo igual que otros cuatro en la Arquidiócesis de San José- a la Congregación de la Doctrina de la Fe del Vaticano, que es el órgano facultado para ordenar un decreto de expulsión o bien para dar la autorización a la Iglesia en Costa Rica para poner en marcha el proceso penal adminsitrativo.

Lea: Cuatro sacerdotes de Arquidiócesis San José tienen investigaciones por denuncias de abuso sexual.

Crédito de fotografía: Viajes Tornus.