Cancillería investiga si hubo irregularidad de diplomáticos en participación de Bienal en Venecia

procedimiento​Encargada de negocios en Italia ignoró el criterio técnico del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo y autorizó la participación de Costa Rica en la Bienal

El Ministerio de Relaciones Exteriores abrió este lunes una investigación contra los tres funcionarios de la Embajada de Costa Rica en Italia para aclarar si existió "irregularidad" en el intento de participación del país en la 56 edición del Festival Bienal de Venecia.

El ministro de Relaciones Exteriores, Manuel González, afirmó la tarde de este lunes que se abrió la investigación para aclarar por qué la encargada de negocios en Italia, Ileana Ordóñez autorizó la participación tica contrario a un criterio técnico del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC).

Junto a Ordóñez se investigará al consejero Ólger Adonai Arias Sánchez y al cónsul Alfredo José Pizarro.

González afirmó que le pidió al Director del Servicio Exterior que inicie con el proceso de recolección de información para determinar el grado de participación de cada uno de los funcionarios.

"Tenga seguridad de que es algo que vamos a investigar y si hay algún error se van a sentar también las responsabilidades del caso", agregó en Canciller.

AmeliaRueda.com dio a conocer este lunes que Ordóñez autorizó la participación de Costa Rica en la Bienal de Venecia, en condiciones cuestionadas y que han empañado la imagen del país.

El 1 de abril la encargada de negocios de Costa Rica en Italia retiró oficialmente la participación de Costa Rica en el Festival Bienal de Venecia.

El anuncio lo hizo luego de que el artista italiano Umberto Mariani, denunció en la reconocida revista FlashArt, que el curador designado por Ordóñez para el pabellón tico, Gregorio Rossi, le cobró 95 mil Euros para ser incluido en el salón de Costa Rica.

El país iba a participar en el Festival de Arte pese a que desde el 12 de enero la Junta Nacional de Curadores (de arte) y el MADC le informaron a Ordóñez que no daban el visto bueno a la participación costarricense, porque los artistas elegidos "no necesariamente se seleccionaron con los criterios curatoriales afines al Museo".