No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Candidato favorito a primera ronda en elecciones de Brasil fue gravemente herido por una cuchillada

​El político de ultraderecha fue sometido a intervención quirúrgica

La cuchillada recibida este jueves por el candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro, favorito para la primera vuelta de las elecciones de octubre en Brasil, fue "más grave de lo que creíamos", dijo en un tuit su hijo Flávio.

"La perforación alcanzó parte del hígado, del pulmón y parte del intestino. Perdió mucha sangre", detalló el hijo del diputado, antes de precisar que "su estado ahora parece estabilizado".

Previamente, Flávio Bolsonaro había dicho que la herida había sido "superficial".

Fuentes del hospital de Juiz de Fora (Minas Gerais) donde Bolsonaro fue internado, citadas por el portal G1 del Grupo Globo, descartaron sin embargo lesiones en el hígado y se limitaron a confirmar heridas en el intestino.

Por la tarde, un parte del hospital Santa Casa de Misericordia indicaba que el paciente había sido ingresado "con una lesión provocada por un instrumento punzocortante en la región del abdomen" y que estaba siendo sometido a una intervención quirúrgica.

En la última encuesta de Ibope, publicada el miércoles, Bolsonaro alcanzaba el 22% de la intención de voto, en la vanguardia para la primera vuelta de la elección presidencial. Aunque casi todos sus adversarios lo derrotarían en una segunda vuelta. Su índice de rechazo es de 44%.

Lea: Lula recurre a la ONU y a la Corte Suprema de Brasil para seguir en campaña electoral.

Bolsonaro es particularmente popular entre los jóvenes (26%) y en la clase acomodada (34%); de formación católica, en los últimos tiempos buscó -y obtuvo- el apoyo de líderes evangélicos, con un discurso adverso a "la ideología de género".

"Me enorgullece decir que soy temeroso de Dios. Soy católico, pero casado con una evangélica", declaró en un encuentro con pentecostales en abril.

En materia económica, trata de ganarse el favor de los mercados desmarcándose de sus propias posiciones de corte estatizante de otros años. Para ello, nombró como asesor a Paulo Geudes, un economista resueltamente liberal, dando a entender que sería su ministro de Hacienda en caso de llegar a la presidencia.

Aunque sus ambiciones presidenciales lo han llevado a suavizar su discurso en los últimos meses, una alianza con los partidos tradicionales para una segunda vuelta luce poco probable.