CCSS deberá asumir implementación de la FIV de su presupuesto, explica Casa Presidencial

presupuestoEn caso de que esta institución pública no posea los recursos, el Poder Ejecutivo deberá buscarlos y suministrarlos, dijo asesor jurídico

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) deberá asumir de su propio presupuesto los costos de la aplicación de la Fertilización in Vitro (FIV) en el país. En caso de que demuestre que no posee los recursos económicos suficientes para hacerlo o bien que pueda resultar ruinoso para sus finanzas, el Poder Ejecutivo tendrá que buscar el dinero para financiarla.

Así lo manifestó la mañana de este miércoles el director jurídico de Casa Presidencial, Marvin Carvajal, en el programa Nuestra Voz.

director jurídico casa presidencial, marvin carvajal

De acuerdo con Carvajal, a la fecha no existen datos concretos de cuánto costará la aplicación de la técnica en el país pues se requieren estudios más detallados.

Esto a pesar de que un cálculo realizado por la CCSS en setiembre pasado estableció que el costo sería cercano a los ¢21 millones por paciente.

Carvajal confió en que en "pocos meses" la técnica de reproducción asistida podrá ser aplicada en clínicas privadas en el país. No obstante recordó que a la Caja se le dio un plazo de dos años para implementarla.

En este plazo la institución deberá invertir en la compra y calibración de equipos, el establecimiento de centros especializados, capacitación del personal, entre otros aspectos.

directror jurídico casa presidencial, marvin carvajal

Mientras tanto, la CCSS forma parte de un grupo técnico compuesto también por representantes del Ministerio de Salud y de la Presidencia, que elaboran una norma técnica bajo la cual se regirá el procedimiento.

Dicha norma - dijo el funcionario- se encuentra con un avance del 90 por ciento, por lo que estimó que "pronto" estará terminada.

"Hoy mismo tenemos la penúltima o a lo más la antepenúltima reunión de este grupo para establecer la norma", señaló Carvajal.

La norma establecería los protocolos para asegurar que la técnica sea aplicada bajo estándares "respetuosos".