Célebre Puente de las Artes en París es liberado de 45 toneladas de candados de amor

decisión​Alcaldía empezó a retirar entre 700.000 y un millón de objetos metálicos

Adiós a los juramentos de amor eterno encadenados sobre el Sena: la Alcaldía de París empezó a retirar este lunes cientos de miles de "candados del amor" que las parejas colgaban en el célebre Puente de las Artes.


La pasarela respira, liberada de entre 700.000 y un millón de objetos metálicos, que pesaban en total 45 toneladas. Hace un año, una parte del enrejado de la baranda se cayó, vencida por el peso del amor.

Punto final para las barandas sobrecargadas de cerrojos de todos los tipos y colores. Ya no habrá llaves lanzadas teatralmente al río.

"París debe seguir siendo la capital del amor...Que las parejas sigan declarándose su pasión, pidiéndose matrimonio, quizás en el Puente de las Artes. Pero, por favor, no poniendo candados", exhorta Bruno Julliard, vicealcalde de la capital a cargo de la Cultura.

Desde el lunes por la mañana, los servicios municipales trabajan en el puente, cortando con sierras especiales para metales las rejas con candados y cargándolas en camiones.

"Estamos reflexionando sobre los posibles medios de reciclarlos", dice Julliard, quien precisó que "no serán tirados".

La tarea, que obliga a cerrar el puente una semana, permitirá a los turistas "recuperar esta magnífica perspectiva".

En efecto, el Puente de las Artes ofrece una de las más bellas vistas de la capital francesa, con la perspectiva del río, el museo del Louvre y las torres de la catedral Notre Dame.

Las rejas de la baranda serán remplazadas por obras de street art, después serán instalados definitivamente paneles de vidrio en su lugar.

El 8 de junio de 2014 una parte de la reja de la baranda del puente se cayó a raíz del peso de los candados.

El puente debió ser evacuado y la alcaldía retiró 37 rejas, cada una de ellas cargada con media tonelada de candados. Una parte de las rejas fue remplazada por paneles de vidrio.

Como alternativa, la Alcaldía realizó una campaña para alentar los selfies, en remplazo de los candados y publicarlos acompañados del hashtag #lovewithoutlocks.