Chicas, escuchen qué rápido nos late su corazón

Costa Rica 0 - Venezuela 3 Goles: Deyna Castellanos (48” y 52”), Lourdes Moreno (88”)

Cerca de 35 mil espectadores acompañaron a la Selección Nacional Femenina Sub 17 en su debut mundialista frente a Venezuela. Después de un festivo, folclórico y breve acto inaugural, las muchachas de la Sele salieron a enfrentar a sus colegas campeonas sudamericanas que clasificaron invictas a este Mundial.

Admitamos de una vez que recibimos el pitazo inicial con ritmo cardiaco al tope, ya entregados a aquellas chicas que conocimos en el paneo de la cámara oficial minutos antes. Todos éramos esas jóvenes de Coronado, Turrialba, San Carlos, Sarapiquí, Zarcero, San José, Moravia. Como aquellos versos de la poeta polaca Szymborska, “No dejo de asombrarme, de quedarme sin habla / Escucha cuán rápido me late tu corazón”.

Los primeros minutos se emplearon en manejar los nervios, entrar en calor. Pronto, Fabiola Villalobos descubrió que la espigada venezolana Gabriela García iba a ser una amenaza por el carril izquierdo.

Con remates desde fuera del área y un transporte terrestre del balón, las venezolanas empezaban a inclinar la cancha a su favor para el minuto 10 del partido.

Del lado de la ticas, los balones llegaban al imán en los pies de Gloriana Villalobos, que esta noche de sábado, con sus 14 años de edad, se terminó de ganar ese tributo del mundo virtual: #G10riana.

Avanzaba el primer tiempo y las nacionales fueron ganando confianza. Alentadas con cantos de las tribunas, aparecieron Indira González y Sofía Varela, otras dos jugadoras de toque fino y seguro. Por pasajes, el encuentro se equilibró

Yolian Salas, la guardamente tica, primero, y Fabiola Villalobos después, en rebote inmediato, negaron el primer gol de Venezuela en la que fue la jugada más trepidante de la la primera parte. Salas le impediría lo mismo a las venezolanas García y Castellanos antes de finalizar los primeros 45”.

El segundo tiempo marcó la diferencia. En siete minutos, Deyna Castellanos, goleadora estrella de la Selección de Venezuela, había vencido por partida doble a la defensa y portería de las ticas.

El coraje y entrega de las nacionales no era suficiente ante la superioridad técnica de buena parte la Seleccion de Venezuela. El marcador era justo.

Fue Gloriana quien le puso un pase geométrico en el minuto 31 a Sofía Varela, que entró encarrerada al área y conectó un misil en el horizontal de la guardameta venezolana Franyely Rodríguez. Frente a todos los televisores del país había personas consumiendo la cabeza entre los brazos.

Luego Venezuela apretó de nuevo el ritmo y Lourdes Moreno, al 88”, aprovechó una mala salida de la zaga costarricense y levantó un balón aéreo que no pudo alcanzar Yolian Salas. Venezuela sellaba el marcador con un 3 a 0.

Con cinco minutos de reposición, cada equipo tuvo la oportunidad de anotar. Pero no se iba a mover más el resultado.

Las ticas fueron superadas por un equipo mejor. Pero este primer partido del Mundial fue una lección de actiud, espiritu de lucha y dignidad que tendrían que ver muchos futbolistas de ligas mayores.

Chicas de la Sele, el país aplaude de pie. Escuchen qué rápido nos late su corazón.