Chile aprueba uniones civiles entre homosexuales

derechos​Proyecto de ley tenía cuatro años de trámite en congreso chileno

El Congreso chileno aprobó este miércoles la primera ley de uniones civiles o de hecho, que regula la convivencia y crea un nuevo estado civil accesible a parejas heterosexuales y homosexuales, una demanda histórica de la comunidad gay.

Tras cuatro años de tramitación y con un amplio respaldo, la ley crea el "Acuerdo de Unión Civil" (AUC), que hace posible a las parejas que conviven sin estar casadas compartir bienes a nivel jurídico, recibir herencias y pensiones, o ser carga en el sistema de salud, entre otros derechos.

En caso de que la madre o padre biológico esté inhabilitado, el cuidado de menores se otorgará teniendo en cuenta el interés mayor del niño o niña, dando prioridad a los convivientes o cónyuges, una medida reivindicada por las organizaciones de defensa de homosexuales.

El derecho a adopción no está incluido en la ley.

"Estamos felices de que el Estado reconozca, por primera vez, que una pareja del mismo sexo también constituye una familia y merece protección", dijo el presidente de la Fundación Iguales, Luis Larraín.

Marcela Órdenes, madre de cuatro hijos, dos de ellos homosexuales, celebraba este miércoles en Santiago la aprobación de la ley.

“No considero que sea posible que solo dos de mis hijos, los menores, tengan todos los derechos plenos de este país, y mis dos hijos mayores por ser homosexuales tengan que estar pidiendo migajas, permisos, autorizaciones", se quejaba a la AFP.

Chile permitirá también las uniones de hecho entre heterosexuales, que hasta ahora solo podían optar al matrimonio, en un país de tradición conservadora y con gran influencia de la Iglesia Católica.

El proyecto fue una promesa de campaña del presidente derechista Sebastián Piñera (2010-2014), y se ingresó al Congreso en agosto de 2011, bajo el nombre de "Acuerdo de Vida en Pareja".